España

Barcelona

El independentismo radical boicotea el acto homenaje del 17-A

Gritos en el minuto de silencio por las víctimas en el quinto aniversario de los atentados de La Rambla

El independentismo radical ha boicoteado el acto del quinto aniversario de los atentados yihadistas del 17 de agosto de 2017 en La Rambla de Barcelona con una manifestación reducida -apenas un centenar de personas- pero ruidosa, que ha reventado el minuto de silencio por las víctimas con silbidos, abucheos y proclamas en contra de los cuerpos policiales y las autoridades.

Con estelades, pancartas con lemas como “queremos la verdad” o “ni olvidó ni perdón” -el que se usa para el 1-O- y camisetas incluso de la Meridiana, un grupo independentista ha gritado durante el inicio del acto y en el momento de la ofrenda floral. Luego y al término del sobrio homenaje, la ex presidenta del Parlament, Laura Borràs, se ha acercado a los congregados y ha mostrado su apoyo público al boicot proferido poco después del minuto de silencio.

De hecho, la concentración ha acabado con escenas de tensión, algún que otro encontronazo verbal y peleas entre el grupo independentista y algunos familiares de las víctimas, indignados con la escena.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, y la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, han presidido el homenaje y han guardado un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados en su quinto aniversario.

El acto ha tenido lugar en el Pla de l’Os de La Rambla -a la altura del Memorial- y ha consistido en un minuto de silencio acompañado de la música del ‘Cant dels Ocells’ y una ofrenda floral, y también ha contado con la coral sinfónica de jóvenes Vozes, que han interpretado dos piezas musicales.

En primera línea han estado familiares de los fallecidos en los atentados, y también han acudido la vicepresidenta segunda del Parlament, Assumpta Escarp, y los consellers de Salud e Interior de la Generalitat, Josep Maria Argimon y Joan Ignasi Elena, entre otros.

Las autoridades se han mantenido en un segundo plano y se han puesto de perfil ante el boicot independentista con la mencionada excepción de Laura Borràs, que ha acudido en calidad de presidenta del Junts. La dirigente no ha dudado en darse un baño de masas entre los manifestantes junto a la secretaria del Parlament, Aurora Madaula.

El secesionismo radical exige “saber toda la verdad”, busca protagonismo este 17-A y alienta teoría de la conspiración del Estado señalando al CNI. En un hilo de Twitter, el propio expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha asegurado que el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas de los atentados terroristas del 17-A en Barcelona y Cambrils (Tarragona) es “saber toda la verdad”.

“No es justo ni es humano negar a las víctimas el derecho a saber. Y es la mejor manera de aclarar dudas y responsabilidades”, ha afirmado en varios apuntes en Twitter recogidos por Europa Press y cuando se cumplen cinco años del 17-A. Ha defendido que la reacción de la sociedad catalana y las administraciones fue ejemplar, “digna de una nación que lucha por la libertad”, y ha pedido no olvidar ni menospreciar la actuación de los servidores públicos, gobiernos y ciudadanía durante esos días.

Este mediodía, varios colectivos independentistas y plataformas han convocado para hoy una concentración ante la sede de la Comisión Europea de Barcelona bajo el lema “Estado español y CNI, responsables” y apoyada por el Consell per la República de Puigdemont.