Cataluña

Las piscinas naturales imprescindibles cerca de Barcelona

Varios enclaves invitan a desplazarse hasta ellos para refrescarse

Una imagen de la cascada de Niu de l'Àguila
Una imagen de la cascada de Niu de l'Àguila FOTO: Hotel Félix

Estamos en verano y el calor nos obliga a buscar la mejor manera de refrescarnos. Más allá de equipamientos municipales, la naturaleza nos puede ayudar a encontrar fórmulas para paliar las altas temperaturas. Nos referimos a las piscinas naturales que podemos encontrar, por ejemplo, en la provincia de Barcelona y sus alrededores. Estas son algunas de las que merecen ser definidas como imprescindibles, aquellas que merece la pena ser visitadas y disfrutadas y que son una respuesta a las masificadas playas. Eso sí, todas ellas nos animan a caminar y dejar a un lado el molesto coche. Así que pónganse un cómodo calzado y prepárense para realizar una pequeña excursión. El resultado final del paseo valdrá la pena. Empezamos.

1. El Gorg Negre

Situado muy cerca de la pequeña localidad de Santa Cecília de Voltregà es un lugar imprescindible para los amantes de la naturaleza y para los incondicionales del excursionismo. Este paraje natural espectacular cuenta la leyenda que fue punto de encuentro de brujos y brujas que pululaban por la plana de Vic para conjurar tormentas. Su cascada, en el Parque Natural del Montseny, es célebre por ser una de las más hermosas de toda Cataluña.

2. El Gorg de les Donzelles

En Sant Miquel de Fai podemos disfrutar de esta poza, dentro del término municipal de Biques i Riells. Su nombre parte de una leyenda con no pocas variaciones, según la cual el heredero de la masía Vilaplana se enamora de la reina de las doncellas o mujeres de agua de la poza de Vall-de-ros. En este espacio de 18 metros cuadrados y con una profundidad de dos metros, se puede disfrutar de unas aguas limpias y transparentes.

3. La Gorguina

No muy lejos de Barcelona, entre Vilaplana y La Febró, se puede encontrar esta piscina natural de singular belleza, un lugar estupendo en el que poder pasar el día al mismo tiempo que se goza con los encantos naturales de un espacio estupendo. Llegar hasta allí implica tener que llevar a cabo un paseo de unos cinco kilómetros, pero el resultado final merece la pena. Eso sí, hay que llevar un buen calzado para poder realizar la caminata.

4. Niu de l’Àguila

Estamos ante una de las pozas que se han convertido por derecho propio en una de las más hermosas de Cataluña. Ubicada en Alcover, a hora y media de Barcelona, tiene un pequeño salto de agua que impacta al viajero cuando llega a este espacio idílico y respetado. La naturaleza se nos entrega para que podamos disfrutar de un baño rodeados de un intenso verdor de una vegetación sin fisuras y extraordinaria.

5. La Foradada

Un listado de estas características no podría quedar completo sin la presencia de La Foradada, un impresionante salto de agua de quince metros ubicado en Cantonigròs, en Barcelona. Solamente a pie se puede llegar a esta impresionante cascada que es especialmente concurrida en los meses de verano, el mejor momento para poder darse un chapuzón en esta imponente piscina natural.