Cataluña

Esta será la única calle de Barcelona que cerrará las terrazas una hora antes

Algunas medidas del gobierno de Ada Colau buscan reducir el ruido en algunos puntos

Imagen aérea del Eixample
Imagen aérea del Eixample

La llegada del verano a muchas ciudades españolas comporta un aumento considerable de gente en las calles. El calor junto a los turistas que disfrutan de muchos de los puntos del país provoca que las terrazas de los locales se llenen hasta la noche.

Este hecho provoca que en ocasiones algunas calles sufran un aumento del ruido. Incluso, vecinos de estos lugares llegan a mostrar su hartazgo de distintas formas pese a que tomar soluciones por parte de los locales municipales resulta complicado.

Barcelona ha sido una de las ciudades que ha visto incrementar de mayor forma el turismo en los últimos años. La Ciudad Condal desde hace unas décadas concentra un importante volumen de turistas gracias, además, a su gran popularidad a nivel mundial.

Sin embargo, este incremento exponencial también ha conllevado problemas con los vecinos de la ciudad. La llegada masiva de miles de turistas durante todo el año aunque especialmente en la época estival provoca, así, un cambio en las dinámicas de la ciudad.

Por este motivo, desde el gobierno municipal liderado por Ada Colau se han querido tomar una serie de medidas relacionadas con los cambios que provoca el turismo en la ciudad. El ruido en ciertos lugares, así, ha sido uno de los principales puntos a tratar siendo una de las calles más céntricas la primera afectada por las medidas del consistorio.

Una hora menos de terrazas

La calle Enrique Granados en pleno corazón de la Ciudad Condal será la primera afectada por las medidas del consistorio. Esta conocida vía cuenta entre sus principales características con una gran oferta gastronómica lo que ha llevado al Ayuntamiento de Barcelona a decidir cerrar las terrazas de estos locales una hora antes.

Bajo el pretexto de que esta medida se toma para reducir el ruido y que los vecinos puedan descansar los hosteleros deberán lidiar con una hora menos de terraza, todo un atractivo de la calle.

Así, esta supone la primera de las políticas que el Ayuntamiento expuso en los meses anteriores. El consistorio alertó que preparaba una serie de medidas urgentes en algunos de los principales barrios de la ciudad. Esto se debe al aumento de ruido nocturno después comprobar con sonómetros en distintas plazas y calles de los distritos de Sant Martí, Sants-Montjuïc, Ciutat Vella, Gràcia y el Eixample. En estos puntos se comprobó que se superan los umbrales de ruidos establecidos por la noche.