Cataluña

Los cuatro radares del centro de Barcelona que ya multan desde este agosto

Son detectores de tramo, están operativos desde mayo pero ya sancionan a los usuarios que superen el límite de velocidad fijado

Túnel de Glòries de Barcelona en sentido Llobregat
Túnel de Glòries de Barcelona en sentido Llobregat FOTO: David Zorrakino Europa Press

Los vecinos de Barcelona que superen la velocidad permitida en cuatro puntos calientes del centro de la capital ya reciben sus multas a partir de este agosto. Son los cuatro radares de tramo que el Ayuntamiento comandado por Ada Colau instaló el pasado mes de mayo, con un periodo de prueba hasta finales de julio para sancionar desde este pasado 1 de agosto, en pleno verano.

Los detectores de velocidad están situados en cuatro puntos de entrada y salida claves de la ciudad, muy cerca del centro y de paso indispensable para gran parte de la población barcelonesa y de los municipios colindante del área metropolitana. En concreto, se encuentran en los túneles de la Rovira, Glòries, Badal y en un trazado de la Ronda Litoral.

Túnel de la Rovira: Velocidad limitada en ambos sentidos a 60 kilómetros por hora entre la plaza de Alfons el Savi y la rambla del Carmel.

Túnel de Badal: De la plaza de Cerdà hasta la Diagonal en los dos sentidos de la marcha, el límite también son los 60 kilómetros por hora.

Túnel de Glòries: Aquí se fija un máximo de velocidad en 50 kilómetros por hora en todo el túnel.

Ronda Litoral: Velocidad limitada en ambos sentidos a 60 kilómetros por hora en Túneles de Colom, Moll de la Fusta y Pla de Palau.

Estos cuatro radares ya multan a los usuarios que superen los límites permitidos, aunque la prueba de fuego será en dos semanas y coincidiendo con la vuelta de vacaciones. A ellos se sumarán otros 17 radares fijos en la ciudad, nuevos y que el Consistorio tiene previsto habilitar desde septiembre pero que no sancionarán hasta 2023.

De los 17 radares fijos que entrarán en funcionamiento en otoño para multar el próximo año, 12 se instalarán en entornos escolares, donde la velocidad está limitada a los 30 kilómetros por hora. Los cinco restantes estarán en lugares donde se registran altos niveles de siniestralidad, puntos negros de la ciudad en los que se busca reducir la velocidad y los accidentes derivados.

El listado completo es el siguiente: la calle Aragó entre Urgell y Casanova; la Gran Via de les Corts Catalanes a la altura de Sant Roc; la avenida Diagonal con la plaza Pius XII en dirección Llobregat; la avenida Diagonal con la calle Numància en dirección Besòs; y el paseo de la Bonanova con la calle Anglí en dirección Llobregat.