Cataluña

Selección

Colau rechaza instalar pantallas para ver el Mundial en Barcelona: “Qatar es una dictadura, no seremos cómplices”

La alcaldesa ha rechazado en el pleno de octubre la propuesta de Ciudadanos para retransmitir los partidos

Seguidores de la selección española viendo el partido entre España y Portugal en una pantalla gigante del Camp Municipal de l'Àliga de Barcelona
Seguidores de la selección española viendo el partido entre España y Portugal en una pantalla gigante del Camp Municipal de l'Àliga de Barcelona larazon

Como cada vez que la selección española disputa un gran evento, el Mundial de Qatar, en Barcelona hay que lanzar una moneda al aire para saber si la ciudad tendrá, o no, pantallas para ver los partidos. En esta ocasión ha salido cruz. Para la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, “Qatar es una dictadura que viola los derechos humanos” y autorizarlo sería “ser cómplices”.

Así ha sido la respuesta a un ruego de Ciutadans en el pleno de este viernes que le ha pedido “un espacio para que los aficionados puedan reunirse”. El concejal Paco Sierra incluso ha sugerido que fuera un espacio cerrado, como el Palau Sant Jordi, teniendo en cuenta que la competición se disputará entre noviembre y diciembre.

La alcaldesa ha mostrado todo el apoyo a cualquier competición deportiva, pero cree que en este caso, existen “líneas que no se pueden sobrepasar”. Ha recordado que en Qatar se vulneran los derechos humanos más básicos y que “se trata a las personas LGTBI como delincuentes”. Por eso cree que la Federación Española de Fútbol debería desmarcarse. La alcaldesa ha añadido que Amnistía Internacional ha calificado la competición como “la copa mundial de la vergüenza” y ha recordado que ciudades como París o Marsella ya se han desmarcado.

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, también se pronunció en este sentido. En un tuit en Twitter, ha criticado las recientes declaraciones del presidente de la FIFA y ha afirmado que “el Mundial no puede ser una excusa para blanquear una dictadura”. “Lo que el presidente de la FIFA llama prejuicios es vulneración de derechos humanos, persecución al colectivo LGTBI y discriminación hacia la mujer. El Mundial no puede ser una excusa para blanquear la dictadura”, indicó en un mensaje en su cuenta de Twitter.