Geografía

Cuántos kilómetros tiene el río Ebro y cuántas provincias atraviesa

Es el más largo de España, pero no de la Península Ibérica puesto que el recorrido Tajo es 77 kilómetros más largo

El río Ebro, a su paso por Zaragoza
El río Ebro, a su paso por Zaragoza larazon

La gran mayoría de españoles acertarían la pregunta de cuál es el río más largo de nuestro país. En efecto, es el Ebro con 930 kilómetros. Pero probablemente quienes fallaran dirían que el más largo es el Tajo. Y, ciertamente, su recorrido es mayor porque se alarga durante 1.007 kilómetros, pero solo 816 lo hacen por territorio español, ya que el resto transcurren por Portugal.

El Ebro, que toma el mismo nombre etimológico de la península ibérica —Hiber, los romanos llamaban a este río Hiberus Flumen—, nace el municipio de Cantabria de Fontibre y sigue su curso hasta desembocar en el mar Mediterráneo formando un delta cerca de Tortosa, en la provincia de Tarragona.

Se suele decir que Zaragoza es la capital del Ebro, pero en realidad el gran río de España también baña otra capital de provincia, Logroño. El Ebro atraviesa diez provincias de España, que son las siguientes: Cantabria, Palencia, Burgos, Álava, La Rioja, Navarra, Zaragoza, Huesca, Lérida y Tarragona.

Los municipios del Ebro

De la belleza del Ebro y de la riqueza ecológica que deja a su paso pueden presumir prácticamente un centenar de municipios de España. Es el caso, por ejemplo, de Tudela (Navarra), famosa por su fértil huerta de espárragos, alcachofas y pimientos, entre otras hortalizas. También, por citar algunos, Miranda de Ebro (Burgos); Haro, Cenicero, Fuenmayor y Oyón (La Rioja); Alagón, Cabanillas, Ribaforada, Fustiñana, Buñuel (Zaragoza); Mora de Ebro, Tivisa, Miravet, Benifallet, Amposta y Deltebre (Tarragona).

Los principales macizos montañosos que delimitan su cuenca son: los Pirineos al norte, el Sistema Ibérico al sur y los Picos de Europa en su nacimiento. En su desembocadura forma un Delta donde la Isla de Buda divide la corriente en dos brazos principales (Golas Norte y Sur).

Las aguas del Ebro se aprovechan en numerosos puntos para el regadío mediante los canales Imperial y el de Tauste. Su caudal es regulado por los embalses del Ebro, Mequinenza y Ribarroja. Estos embalses hacen que en la actualidad el Delta sufra un fenómeno geológico llamado regresión, porque detienen los sedimentos que deberían llegar a la desembocadura.

Los afluentes del Ebro

Por su parte izquierda recibe las aguas de sus afluentes pirenaicos: el Aragón, el Gállego y el Segre (alimentado, a su vez, por el Cinca y el Noguera-Ribagorzana). Por su parte derecha los ríos son menos caudalosos. Los más importantes son el Queiles, el Huecha, el Jalón. En el extremo sur de la región nacen dos ríos levantinos, el Mijares y el Turia, que en esta zona recibe el nombre de Guadalaviar, con su afluente el Alfambra.