ERC y los comunes terminan su reunión sin avances pero coinciden en que Cataluña necesita una nueva etapa

Primer contacto entre los republicanos y el partido de Ada Colau tras las elecciones

La candidata de los Comuns a la presidencia de la Generalitat, Jéssica Albiach, acompañada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras intervenir en una rueda de prensa en la sede de su partido la noche del 14-F
La candidata de los Comuns a la presidencia de la Generalitat, Jéssica Albiach, acompañada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras intervenir en una rueda de prensa en la sede de su partido la noche del 14-FKike Rincón Europa Press

Representantes de ERC y de los comuns han mantenido este lunes su primera reunión para explorar una fórmula de gobierno tras las elecciones del 14 de febrero y ambas formaciones han convenido que Cataluña necesita “iniciar una nueva etapa”. En sendos comunicados, los dos partidos concretan que la fórmula que quieren para Cataluña debe suponer “un refuerzo de las políticas de izquierdas en el nuevo gobierno de la Generalitat”.

“Ambas formaciones comparten el análisis de que hay que abrir una etapa de cambio en Catalunya en la que las izquierdas tengan un papel determinante”, inciden. Otro de los puntos de coincidencia entre los dos partidos es que el objetivo de la nueva legislatura debe ser triple: “hacer frente a la emergencia social, afrontar la reconstrucción y la resolución del conflicto político entre Cataluña y el Estado”.

Por último, también han coincidido en la necesidad de diseñar una estrategia compartida “para hacer frente a la ultraderecha” que identifican en el grupo parlamentario de Vox, que ha irrumpido en la Cámara en estos comicios con 11 diputados.

Ambas formaciones han valorado positivamente el primer contacto y se han emplazado a continuar hablando; si bien, no han abordado el punto de fricción entre ambas formaciones: los de Pere Aragonès apuestan por un gobierno compartido entre ERC, Junts, CUP y comunes; mientras que los de Jéssica Albiach ven inviable acordar algo con Junts y piden sumar al PSC a la ecuación.