Cambios

El Govern potencia un "CNI catalán" y su cuerpo anticorrupción dentro de los Mossos

Reestructuración inédita del cuerpo policial con dos áreas de inteligencia y otra contra el cibercrimen. La lucha contra la violencia sexual, otra de las novedades

El conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, durante una rueda de prensa posterior al Consell Executiu, en el Palau de la Generalitat, a 21 e marzo de 2023, en Barcelona, Catalunya (España). El Govern ha aprobado hoy el nuevo decreto de reestructuración de la Dirección General de la Policía, dejando atrás la etapa de los Mossos 'patrióticos' de Puigdemont, liderada por Josep Lluís Trapero. Según el nuevo decreto, la Prefectura quedará encabezada por un comisario jefe y un subjefe ejecutivo, que será el segundo mando operativo del cuerpo. De la Prefectura también dependerá directamente su Gabinete, la División de Escortes y el Centre de Comandament.
21 MARZO 2023;RUEDA;MOSSOS;DIRECCIÓN GENERAL DE LA POLICIA;POLICIA;. DECRETO;GOVERN
David Zorrakino / Europa Press
21/03/2023
El Govern aprueba el nuevo decreto de reestructuración de la Dirección General de la Policía David Zorrakino EUROPAPRESS

El Govern aprobó ayer la primera reestructuración de los Mossos d’Esquadra en 12 años, unos cambios que otorgan más poder e influencia al director general Pere Ferrer –depende directamente del consejero de Interior, Ignasi Elena– con dos grandes objetivos: potenciar una suerte de «CNI catalán» dentro del cuerpo y centrarse en las nuevas formas de delinquir con la vista puesta en el cibercrimen, la lucha contra la violencia sexual y también la corrupción.

De la estructura completa se desprende que la Prefectura de la Policía dispondrá de seis comisarías superiores o generales: la Comisaría Superior Territorial, la Comisaría Superior de Seguridad Ciudadana, la Comisaría Superior Técnica, la General de Investigación Criminal, la Comisaría General de Información y la Comisaría General de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La Comisaría General de Información, una de las principales del cuerpo por su peso y magnitud al incorporar la lucha contra el terrorismo, «asumirá la labor de prevenir, investigar y perseguir las actividades criminales que comporten una amenaza para el ejercicio de las libertades, la seguridad de las personas, la paz o cohesión social», señala el Govern sobre su reestructuración. Una estructura ampliada que emula una suerte de «CNI catalán» y que quedará dividida en la División de Operaciones y la División de Inteligencia y en el Área Central Tecnológica de la Información.

Asimismo, de la Prefectura también dependerá la nueva Área de Análisis, Conocimiento e Inteligencia, que coordinará varias áreas y dirigirá técnicamente los trabajos relativos a este ámbito.

Además de reorientar el cuerpo policial hacia la investigación y las labores de inteligencia, la reestructuración se centra también en el cibercrimen organizado a través de la mencionada Comisaría General de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), de nueva creación.

De hecho, una de las novedades del decreto es que el área de escuchas pasará de depender de este departamento, un aspecto que ya ha levantado cierta polémica en las filas del PSC, con los socialistas pidiendo que se revierta. En este sentido, el consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, garantizó ayer que las escuchas seguirán bajo la única dependencia de los jueces –que son quienes ordenan este tipo de intervenciones– y justificó que han optado por este traslado porque el nuevo departamento centraliza el ámbito tecnológico. Y también porque el grupo de escuchas de los Mossos se adscribe al área TIC, como ocurre en el Reino Unido o en la Policía Nacional.

Otra de las novedades es la creación de una División de Intervención, que englobará la Brigada Móvil (la BRIMO, de antidisturbios), el TEDAX (explosivos), el Grupo Especial de Intervención (GEI) y el Área Central de Apoyo Operativo.

El Govern también ha decidido ampliar el número de agentes que lucharán contra la corrupción –de 12 a 25 efectivos–, y los incorporará a Delitos Económicos. Por último, pondrá ya en marcha una Área Central de Violencias Sexuales, que investigará los delitos contra la libertad sexual.