Cataluña

¿Quién relevará a Laura Borràs en la presidencia del Parlament?

Junts afronta el caso dividido: el partido decide el martes si opta por un perfil moderado (Anna Erra) o bien si elige a alguien afín a la dirigente

Borràs (Junts) critica a la Mesa del Parlament tras la retirada de su escaño: "Son obedientes y buenos niños"
Borràs (Junts) critica a la Mesa del Parlament tras la retirada de su escaño: "Son obedientes y buenos niños"EUROPAPRESS

Las dos almas de Junts se vuelven a enfrentar para decidir el relevo de Laura Borràs en la presidencia del Parlament, una de las principales plazas de poder que conservan en Cataluña. El martes, el partido exhibirá de nuevos sus diferencias y su cúpula deberá decidir si opta por un cambio conservador –con un perfil moderado como el de la alcaldesa saliente de Vic, Anna Erra– o bien si escoge a alguien del entorno de la presidenta posconvergente. Una elección importante tras las municipales y a las puertas de las generales del 23 de julio.

El relevo de Borràs se votará en un pleno el próximo viernes 9 de junio, después de que este jueves la Mesa del Parlament acatase la orden de la Junta Electoral y le retirase el acta de diputada. Todo tras una larga interinidad en la Cámara –fue suspendida de sus funciones como presidenta hace casi un año, en julio de 2022– y después de su condena a cuatro años y medio de cárcel y 13 de inhabilitación por corrupción.

La candidatura que promueve el sector más moderado de Junts, con pasado en la antigua Convergència y organizado alrededor del secretario general, Jordi Turull, es la de la alcaldesa saliente de Vic, Anna Erra. La dirigente goza de un importante respaldo entre los cuadros intermedios de la formación y fue la segunda más votada internamente en el congreso del año pasado, por detrás de Turull y por delante de la propia Borràs. Erra es la primera vicepresidenta de Junts y su nombre supondría un giro radical en la estrategia del partido para la presidencia Cámara.

Sin embargo, el nombre de Erra no encaja dentro del sector más radical del partido y orquestado alrededor de Laura Borràs. Sus afines reclaman que sea la presidenta de la formación quien decida su sucesor o sucesora y aquí todas las miradas se dirigen hacia Aurora Madaula (secretaria de la Mesa y su más fiel escudera) o incluso hacia Antoni Castellà (el diputado que la sustituirá en el hemiciclo).

Por contra, en la quiniela interna de Junts parece que se desinfla Marta Madrenas, ex alcaldesa de Girona y dirigente que podría encabezar alguna de las listas para el Congreso de los Diputados el próximo 23-J.

Ayer sí movió ficha el PSC: los socialistas, con 33 escaños, propusieron que la presidencia del Parlament la ocupe Assumpta Escarp, actual vicepresidenta segunda de la Cámara catalana. Sin embargo, la maniobra es prácticamente imposible que prospere si, como lleva defendiendo ERC en las últimas semanas, los republicanos apoyan la propuesta que presente Junts, sea cual sea. Los Comunes proponen a Joan Carles Gallego, ex secretario general de CCOO de Cataluña, para la presidencia aunque solo suman ocho diputados. Y Cs a Matías Alonso.

Por su parte, Laura Borràs sigue con su particular cruzada contra la Mesa del Parlament –encabezada por Alba Vergés (ERC)– por haberle retirado el escaño. A su juicio, la decisión «es mucho más que un error» porque «vulnera los derechos de los electores», y lo hace convirtiéndose «en un actor de la represión» y «en un contexto de represión». «El Parlament va desnudo. Es un Parlament genuflexo», espetó la posconvergente, que dejó claro que continuará presidiendo Junts a pesar de la decisión de la Mesa. El partido aprobó en su congreso un alambicado reglamento interno para proteger a la dirigente en caso de condena. La decisión final la deberá validar una comisión de garantías si así lo fuerza la ejecutiva.