El cohete chino que está a punto de caer sobre la Tierra y podría provocar una catástrofe

Un nuevo Long March 5B se desplomará sin control sobre la tierra y pone en alerta a toda la comunidad espacial

El lanzamiento de un cohete Long March-5B desde China
El lanzamiento de un cohete Long March-5B desde China FOTO: China Daily Via REUTERS

En un momento en el que Rusia ha decidido certificar su retiro de la Estación Espacial Internacional (ISS) después de 2024 y se centrará en construir su propia base orbital, la comunidad internacional se encuentra en alerta por otro hecho que puede provocar mayores daños: la caída de un cohete Long March 5B.

Durante el mes de mayo, se alertó de que un gran cohete chino caería a la Tierra fuera de control. El Pentágono alertó que el Long March 5B entraría en la atmósfera, y, sin saber la ubicación exacta de dónde caería, causaría graves destrozos, así como sus restos se podrían ver en alguna parte. Finalmente cayó al océano, y por fortuna, no llegó a mayores. Pero un nuevo objeto volador del mismo modelo está a punto de caer sobre nuestro planeta, apenas unas semanas más tarde.

Según recoge Space.com, el nuevo Long March 5B, de 21 toneladas, fue lanzado al espacio el pasado domingo, pero los expertos prevén la posibilidad de que no se queme por completo cuando vuelva a entrar en la atmósfera terrestre. Así, caería en picado a nuestra superficie a una gran velocidad, sin que se conozcan ni el lugar exacto ni las posibles consecuencias de su caída.

La primera parte del cohete ya se desprendió durante el lanzamiento y el objeto continuará dando vueltas alrededor de la Tierra en los próximos días, a medida que vaya cayendo gradualmente.

Jonathan McDowell, un rastreador experimentado del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, dijo que los datos del Comando Espacial de EE. UU. muestran que la primera etapa del cohete flota por sí sola. “La etapa central inerte permanece en órbita y no fue desorbitada activamente”, tuiteó.

Por otro lado, el administrador de la NASA, Bill Nelson, acusó a China de “no cumplir con los estándares responsables con respecto a sus desechos espaciales”, incluida la minimización de los riesgos durante el reingreso y la transparencia en las operaciones.

China ha rechazado previamente las acusaciones de irresponsabilidad, mientras el ministerio de Exteriores chino aseguró que la probabilidad de daño es “extremadamente baja”. Muchos científicos están de acuerdo con China en que las probabilidades de que los escombros causen daños graves son mínimas, aunque otros piensan que los diseños de lanzamiento como el Gran Marcha 5B son un riesgo innecesario.

Por lo general, los lanzamientos de estos cohetes no suelen llevar peligro. En junio, los restos de un cohete CZ-2F, también de China, se pudieron ver sobre el cielo de Andalucía. Estos objetos, en concreto, se usan en misiones tripuladas del Cuerpo de Astronautas del Ejército Popular de Liberación de China. El de la misión Shenzhou 14 partió el 5 de junio de 2022 desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, llevando con éxito a tres astronautas hasta la estación espacial Tiangong, en la órbita baja terrestre.