Sociedad

Un español y una española entre los tripulantes de las futuras misiones espaciales europeas

Se han elegido 5 de las 22.589 candidaturas iniciales, una posición para astronauta con diversidad funcional, a la que se presentaron 257 solicitudes y 11 astronautas “de reserva”.

El día 23 a las 15:50 hora española se ha dado a conocer la promoción 2022 de astronautas de la Agencia Espacial Europea -ESA, por sus siglas en inglés-. Las candidaturas escogidas son las siguientes: Sophie Adenot (FRA), Rosemary Coogan (RU), Raphaël Liégeois (BE), Marco Sieber (SUI) y el leonés Pablo Álvarez Fernández (ESP). Además, John McFall (RU) también será contratado como parastronauta.

De las candidaturas, 11 pasarán a formar parte de la reserva, es decir, que a pesar de haber realizado satisfactoriamente todas las pruebas, no obtendrán la plaza de astronauta, pero podrían ser llamadas en caso de que surgiese algún imprevisto en las misiones o obtuviesen unos presupuestos mayores para contratar a más personal. Entre estas 11 candidaturas encontramos a Sara García Alonso, también leonesa, que podría ser llamada para futuras misiones. Por tanto, se puede dar por cumplido el objetivo de la convocatoria: la selección de 5 astronautas de plantilla y un astronauta con discapacidad física; y la creación de los puestos de astronautas de reserva.

Un año y medio para dar con el perfil

El proceso de selección comenzó en el año 2021 con una convocatoria lanzada en todos los Estados Miembros de la Agencia, en la que se recibieron 22.589 candidaturas, de las cuales 17170 se identificaron como hombre y 5419 como mujer. España aportó 1344 candidaturas para astronauta y 13 para la plaza de astronauta con diversidad funcional.

En total, 1391 solicitudes fueron aceptadas para todas las categorías, es decir, más del 90% de todas las candidaturas presentadas no pasaron el primer corte. Tras una segunda selección, un total de 400 candidatos acudieron al Centro Europeo de Astronautas de la ESA en Colonia (Alemania). Allí se sometieron a pruebas para confirmar que eran capaces de soportar la enorme presión psicológica que supone tener que tomar decisiones difíciles, trabajar en equipo y que su rendimiento físico era el adecuado. Las tareas y pruebas concretas son confidenciales, pero se conoce que esta fase fue diseñada para garantizar que los candidatos tengan la fortaleza, tanto mental como física, necesaria para trabajar como astronautas.

Por ello, es todo un logro que la candidatura española de Pablo Álvarez Fernández haya sido escogida entre las miles presentadas. Así como la de Sara García Alonso como astronauta de la reserva.

La calidad de las candidaturas es excepcional

El director general de la ESA, Josef Aschbacher destacó lo complicada que había sido la selección debido a la calidad de todas las candidaturas y agradeció a todas las personas que invirtieron tiempo y esfuerzo en presentar los documentos y pruebas necesarias. Además, informa que próximamente se van a necesitar nuevos profesionales de diferentes ramas para trabajar en la Agencia Espacial Europea, por lo que se publicarán convocatorias para diferentes puestos en la página web de empleo.

La ministra de ciencia e innovación Diana Morant ha participado en las reuniones, ya que se encuentra de visita ministerial en la agencia. Entre las últimas propuestas del ministerio destaca aumentar la contribución España a la ESA hasta los 300 millones de euros. Con este aumento se espera allanar el camino para que España pueda liderar futuras misiones espaciales -como anunciada ARRAKIHS ideada para estudiar materia oscura- y para firmar nuevos contratos que finalmente reporten beneficios a las empresas aeroespaciales españolas.

Y ahora qué pasará con los astronautas

A las personas seleccionadas como astronautas les queda por delante un largo entrenamiento y tareas de relaciones públicas hasta que se les asigne una misión, momento a partir del que se concentrarán en las tareas específicas para que sea un éxito. El esfuerzo por el que han pasado tiene su recompensa, ya que el salario neto base mensual que recibirán como astronautas ronda entre los 5 400 y los 8 600 euros y se les contrata durante 4 años prorrogables indefinidamente. También gozarán de 6 semanas de vacaciones y 12 días de asuntos propios al año, así como otras facilidades dependiendo de su país de origen.

QUE NO TE LA CUELEN

  • Pablo Álvarez Fernández se convertirá en el tercer español en ser astronauta, tras Miguel López Alegría y el exministro Pedro Duque. También esperamos que Sara García Alonso pueda ejercer como astronauta en un futuro cercano, en nuevas misiones que plantee la ESA.

REFERENCIAS (MLA)