Cine

Crítica de “La inocencia”: De niña a mujer ★★★★✩

Director: Lucía Alemany. Guión: Laia Soler y L. Alemany. Intérpretes: Carmen Arrufat, Laia Marull, Sergi López, Joel Bosqued. España, 2019. Duración: 92 minutos. Drama.

He aquí un modélico «coming of age» anclado en la tradición del más feroz y tradicional costumbrismo hispánico, que retrata el verano decisivo de la adolescencia de Lis (alucinante Carmen Arrufat, sin trampa ni cartón) con una verdad que clama al cielo. En su debut en el largo, Lucía Alemany demuestra que se conoce al dedillo las fiestas de pueblo, la rumorología que desencadena cualquier gesto, palabra o lo que las lenguas viperinas califican como malas compañías, y también a esos padres de puñetazo en la mesa y camiseta imperio (tremendo Sergi López) y a esas madres temerosas pero anhelantes (fantástica Laia Marull), con el fondo de los ojos iluminado por el deseo de parecerse a quien no deberían. Podría decirse que no hay nada en «La inocencia» que nos pille por sorpresa, pero tal vez sea porque es tan fiel a la realidad de sus arquetipos que parece un trozo de vida robada de un pueblo de Castellón, con esa atmósfera de compadreo callejero entre los adolescentes combinado con un espíritu de vigilancia y cotilleo opresivos, con los sueños de libertad encarnados en una escuela de circo en la gran ciudad y el miedo de haber metido la pata que hace madurar a Lis cuando ha de decidir si mentir o no a sus padres sobre su embarazo. Su historia la hemos visto un montón de veces, pero lo que la hace nueva y emocionante es la frescura de sus diálogos, la verdad que transmiten las situaciones más cotidianas, y, sobre todo, su empecinamiento en no juzgar a ninguno de sus personajes, por muy cafres, machistas, chafarderos o imprudentes que parezcan.