Política

Hacienda obliga a Economía a finalizar la transformación de la Feria

El proceso de subrogación de la deuda no puede cerrarse sin que el modelo esté definido. La próxima Comisión de Seguimiento se celebrará antes de un mes

Natxo Costa, subsecretario de la Conselleria de Economía
Natxo Costa, subsecretario de la Conselleria de EconomíaKIKE TABERNER

La hoja de ruta de la reforma del modelo de Feria Valencia se ha modificado. Hasta ahora, el primer paso era la subrogación de la deuda por parte de la Conselleria de Hacienda para, a continuación, definir el nuevo modelo de la institución: consorcio, fundación, empresa pública o empresa público-privada. Pero los pasos se han alterado.

La Conselleria de Hacienda le transmitió ayer al subsecretario de Economía, Natxo Costa, que este Departamento debe definir primero cuál será la forma jurídica de la Feria. De lo contrario, los bonistas se niegan a soltar su deuda.

Así lo explicó ayer el propio Costa tras participar en el Comité de Seguimiento del proceso de reestructuración de Feria Valencia -que no se reunía desde abril- y antes de reunirse con el Comité Ejecutivo de Feria Valencia. Costa señaló que el proceso de definición de la Feria se acelera con el fin de solventar la subrogación de la deuda. De hecho, la próximo reunión del Comisión se producirá antes de un mes.

En dicho encuentro participarán asimismo los representantes empresariales, que la semana pasada exigieron tomar partido en la decisión sobre el futuro modelo del recinto ferial. Además está también presente el alcalde de Valencia, Joan Ribó y los representantes de la Feria.

Costa utilizó ayer lo que considera su «as en la manga». Un informe elaborado por la consultora externa AMRinternacional en el que se realiza un análisis de los diferentes posibles escenarios para la Feria y plantea los «pros» y contras de contar con socios privados de manera mayoritaria.

Costa destacó que en el informe se apunta al peligro de que los intereses de dichos inversores privados entren en conflicto con los de los accionistas, que en este caso sería la Administración pública. Aunque también se dice que podría «aportar fondos para apoyar iniciativas de crecimiento», «nuevas habilidades», introducir a Feria Valencia en una «industria relevante, atrayendo a nuevos clientes» y ser motor de cambio.

En cualquier caso, en ninguna de las dos reuniones de ayer se dio un paso adelante en cuanto al modelo que tendrá la futura Feria ni tampoco en la forma en la que esta compensará su deuda con la Generalitat, una de las grandes batallas entre Economía y Hacienda.

Con respecto al nuevo presidente de la institución, después de que José Vicente González anunciara la semana pasada que no optará a la reelección y Vicente Lafuente, el candidato de consenso, rechazara el cargo, Costa señaló que es una decisión que puede esperar unos meses.