Los neurólogos piden más especialistas por el envejecimiento de la población

Reclaman la misma calidad del servicio en todas las autonomías

El nuevo presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN), José Miguel Laínez, considera necesario un aumento del número de neurólogos, que en la actualidad ve “excesivamente ajustado”, para que la atención a los pacientes sea la misma en todas las autonomías, donde existen diferencias. En una entrevista con la Agencia EFE, el presidente electo de la SEN para 2020-2022, que el 8 de enero tomará posesión del cargo, afirma que la Sociedad pretende conseguir que la población española “tenga una atención neurológica de calidad”.Laínez, jefe del servicio de Neurología del Hospital Clínico de València, afirma que aunque se ofrece a los pacientes una asistencia de calidad “probablemente estamos con unas plantillas excesivamente ajustadas en líneas generales”.A su juicio, las cifra de neurólogos en España están “un poco por debajo” del resto de países europeos y, por ello, la SEN debe “planificar la asistencia neurológica con un horizonte largo, por lo menos a diez años”."Las Administraciones actúan de manera cortoplacista y las enfermedades neurológicas van muy ligadas al envejecimiento", indica el experto, quien precisa que en el caso del ictus, primer motivo de ingreso hospitalario, “aunque logremos controlar los factores de riesgo y retrasar su aparición, el envejecimiento de la población nos supera”.Según Laínez, el ictus y las demencias crecerán “irremediablemente” y, por ello, es necesario planificar cómo será ese aumento, cuál será la demanda, cómo están las plantillas de neurólogos y cuántos se van a jubilar en los próximos años."Uno de los objetivos prioritarios es establecer unos mínimos de plantilla para que la asistencia sea más uniforme en todas las comunidades autónomas", señala el presidente de la SEN, que indica que la cifra idónea, dependiendo de los hospitales, podría ser de seis neurólogos por cada 100.000 habitantes.El especialista asegura que el número de neurólogos “varía mucho por comunidades autónomas. No es lo mismo la asistencia neurológica en Cataluña que en Andalucía”.Por otra parte, cree que el sistema sanitario público será capaz de asumir el progresivo envejecimiento de la población, aunque opina que deben producirse algunos “cambios de paradigma” y al paciente crónico hay que “manejarlo en global, con la participación de la medicina especializada y primaria”.La Neurología es una especialidad que abarca muchas patologías, aunque el 50 % de las consultas que atiende son por demencia, dolor de cabeza y los ictus en los hospitales.Los neurólogos también asisten a afectados por dolencias como el Parkinson, el mal de Alzheimer, epilepsia, trastornos extrapiramidales, problemas periféricos o neuropatías. De hecho, se calcula que cerca de 7 millones de españoles, el 16 % de la población, sufren enfermedades neurológicas en algún momento de su vida, y en el caso de las cefaleas o migrañas, la cifra de afectados está entre los 4,5 y 5 millones de personas.Además, hay cerca de 800.000 afectados por la enfermedad de Alzheimer, 150.000 por Parkinson, 400.000 por epilepsia y 120.000 nuevos casos anuales por ictus, según datos de la SEN.A su juicio, un “ejemplo claro” de una patología donde el sistema ha cambiado radicalmente es el ictus. Antes no tenía tratamiento y hoy en día “somos capaces de destruir el coágulo mediante fibrinolisis o, si el paciente no responde, hacerle una trombectomía mecánica (entrar en su sistema vascular y eliminarlo con un catéter)”.Pero la dolencia neurológica con mayor número de afectados es la cefalea o migraña, un problema con causa genética y en la que factores ambientales como el estrés puede incrementar la frecuencia de las crisis.En el tratamiento de esta dolencia se han producido avances significativos como un nuevo grupo de fármacos biológicos, anticuerpos monoclonales dirigidos contra una sustancia que produce el dolor, que son “bastante eficaces, se toleran muy bien” y suponen una nueva arma en casos donde no funciona lo tradicional.También se usan fármacos preventivos que puede reducir notablemente el número de crisis por migrañas pero que tampoco cubre al 100 % de la población afectada, indica el experto, que destaca que hay una reducción progresiva del número de pacientes que se resiste a esas terapias.Aunque afirma que la investigación en enfermedades neurológicas “es buena”, considera que es uno de sus “mayores problemas” porque en los hospitales españoles de tamaño medio y pequeño “la carga asistencial es brutal”. “Los neurólogos están muy sobrecargados con la carga asistencial, están al 100 o 130 % de su capacidad, y es muy difícil que tengan tiempo para hacer investigación”, indica Laínez, que añade que la mayoría de especialistas que investiga o escribe artículos lo hace fuera del hospital o en su tiempo libre.