Cabalgatas, entre la ecología y la tradición

Valencia ha dedicado el desfile de este año al medio ambiente mientras Alcoy mantiene el título de la celebración más antigua. Miles de niños se lanzan a la calle para recibir a los Reyes Magos en la noche más mágica del año

Valencia celebra todos los años una de las cabalgatas más espectaculares
Valencia celebra todos los años una de las cabalgatas más espectaculares

La ciudad de Valencia ha vivido la Cabalgata de Reyes Magos más cultural y ecológica de su historia, ya que se repartieron 20.000 puntos de lectura y 60.000 semillas de flores para ser plantadas, mientras que en Alcoy se vivió el desfile más antiguo de España, con 450 pajes que llevaron los regalos hasta las casas, trepando a los balcones con escaleras de mano.

Con un recorrido de casi dos kilómetros y una temática centrada en la ecología y el medio ambiente, en la cabalgata de Valencia participaron 9 formaciones musicales, 12 comparsas con 100 artistas, unos 300 figurantes y 32 carrozas, con la novedad de la incorporación de un nuevo personaje, Dulce, la Caramelera Real.

En el desfile, concebido como un espectáculo de calle con dirección artística a cargo de La Fam Teatre, desfilaron personajes como el paje Miquel acompañado de un pavo real gigante (de Efímero producciones), Herodes con su cuádriga y soldados romanos (de HM espectáculos), el Ángel anunciador y el nacimiento, y la estrella de Oriente, acompañada de los espectáculos Universo Blanco, de Red Teatro, y el espectáculo Caballo Real, de la compañía Carros de Fuego.

A continuación, desfilaron el cuerpo de baile de la carbonería real, con el personaje del Señor Carbón y un dragón gigante (espectáculo de Kremah de Sarruga Producciones), y Dulce y la caramelera real, que se unió al reparto de 10.000 kilos de caramelos sin gluten repartidos a lo largo de la cabalgata.

El momento culminante, que provocó el delirio de los más pequeños, fue la aparición del Melchor, Gaspar y Baltasar con su séquito, formado por pajes acróbatas con banderas y una serie de porteadores, unos con antorchas y otros con oro, incienso y mirra.

En Alcoy, los 450 pajes reales repartieron centenares de paquetes por las casas situadas en el recorrido de la cabalgata, a las que accedieron mediante escaleras rojas de madera, dejando escenas icónicas de este singular acto.

En la Cabalgata de los tres Reyes Magos, declarada fiesta de Interés Turístico Nacional en 2001, participaron más de mil personas entre pajes, antorcheros, servidores, escoltas, bandas de música y grupos de danza. A su llegada a la plaza de España, Melchor, Gaspar y Baltasar se dirigieron al pesebre para adorar al Niño Jesús y le hicieron entrega de oro incienso y mirra, mientras un coro interpretaba el «Mesías» de Haendel.