«Vivimos como inmortales y desperdiciamos el tiempo, es el momento de vivir el presente»

Entrevista con el escritor Javier Iriondo tras su novela “La vida te está esperando”

El escritor de "La vida te está esperando", Javier Iriondo
El escritor de "La vida te está esperando", Javier IriondoLa Razón

Javier Iriondo es un escritor vasco que ha escrito «La vida te está esperando», una novela con la que hará cambiar la forma de ver la vida de muchas personas que tienen una «mala» forma de afrontar la vida. Porque todos han pasado o pasarán por un suceso igual que el de Sofía, la protagonista de la novela. Este libro de Iriondo ya va por la cuarta edición y su escritor espera que consiga tanto éxito como el anterior libro «Donde tus suelos te llevan: Tu pasado no va a determinar tu futuro».

Aunque para Javier Iriondo «el libro está teniendo un gran éxito, son muchas las personas que me dicen que les está ayudando mucho en su vida.

- ¿En qué se inspiró para escribir «La vida te está esperando»?

- Me inspiré en la propia vida, era mi cuarto libro, la editorial quería un libro nuevo y en un principio estaba huyendo de escribir porque estaba buscando nuevas respuestas en mi vida. Estuve reflexionando durante dos años para ver que me ocurría y que me decía la gente acerca de los otros libros, pero al final la inspiración viene de la propia vida. Al final mi vida se solapó con la del personaje del libro mientras lo iba escribiendo.

- ¿Tuvo alguna experiencia como la de Sofía, la protagonista de la novela?

- Esas cosas que tiene el destino, a Sofía le dan una terrible noticia en la que sabe que su vida puede acabar, de pronto ves la posibilidad de la cercanía de la muerte. En ese momento estoy escribiendo como reacciona ella ante esa noticia y es cuando a mí me detectan un tumor, estuve escribiendo corriendo el final del libro porque no se sabía muy bien lo que podía tener. Al final me quitaron un testículo y puedo decir que este libro me costó un huevo, fue un momento duro hasta que me dieron el resultado de la biopsia. Somos una sociedad que vive de espaldas a la muerte. «A mí háblame de la felicidad, pero no quiero hablar nada de la muerte», eso es lo que dice mucha gente y si vivimos como inmortales desperdiciamos el tiempo, si pensamos que vamos a tener tiempo para hacer las cosas no las lograremos. Hay veces que dejamos proyectos o llamadas que hacer en el cajón de algún día. Vivimos muchas veces de cara al futuro, eso es debido a la educación que nos han dado nuestros padres que nos han enseñado a ganarnos la vida pero no a vivirla.

- Hasta que no ocurre algo grave no cambiamos de mentalidad, ¿no cree?

- No es necesario que ocurra, pero somos tan brutos que no reaccionamos hasta que la vida no nos sacude. Mucho tiene que ver que la mentalidad de ser responsables que nos han transmitido desde pequeños nos ha hecho tener miedo al futuro. Ahora la vida cambia más rápido que hace unos años y estamos llenos de incertidumbre. Mientras más seguridad necesite una persona, mucho más va a sufrir porque se está deseando llegar a ese lugar donde la mente se sienta realmente segura, eso provoca que no se pueda disfruta verdaderamente del presente.

-¿Qué le diría a toda esa gente que no vive el día a día y que piensa solo en el futuro?, ¿puede ayudarle este libro?

- Le puede ayudar como ya lo ha hecho con cientos de personas. Para mucha gente el libro ha sido como un despertar y un «deja de aplazar la vida porque no eres inmortal». Cuando pretendemos controlar la vida es como guardar el tiempo parando un reloj. Todo lo que deja de fluir finalmente muere, la vida es todo lo que está pasando constantemente y a veces un día de pronto despertamos y nos damos cuenta de que aquellos sueños que teníamos se van quedando atrás. Todo el mundo tiene que parar y reflexionar en silencio para pensar qué es lo que hace que la vida sea una buena vida.

- Esa seguridad que se ha perdido en la llamada «era Instagram», ¿cree que ahora se vive para agradar a los demás y se olvida de vivir para uno mismo?

- Lo que está ocurriendo es que la tecnología nos está ayudando y nos facilita accesibilidad a la información,

estamos viviendo un gran momento tecnológico. A nivel emocional estamos en el peor momento de la historia, tenemos los mayores índices de ansiedad. La tecnología ha convertido a las personas en máquinas de compararse, las redes son una herramienta pero muchos son víctimas de ella por no saber utilizarlas. Parece que a todo el mundo le va de maravilla menos a mí. Eso provoca un sentimiento de fracaso y de inferioridad y hace que la gente se vaya aislando. Uno de los problemas que esto está creando es el aumento de la soledad debido a pensar que nunca eres lo bastante persona. Tenemos que plantearnos hacia dónde vamos y poder poner en orden nuestros valores.

- Visto el éxito de su anterior libro, ¿tiene en mente nuevos proyectos o necesita volver a reflexionar?

- Ahora me he quedado totalmente vacío porque le he dedicado tres años de mi vida a este libro. La historia de Sofía creo que es la historia de cada uno de nosotros, la historia de alguien que le va bien pero no es capaz de disfrutar la vida. Le he dedicado mucho tiempo intentando ser muy sincero en la novela. No sé muy bien lo que traerá el futuro y ahora es el momento de vivir en el presente. Lo que tenga que venir, si estamos vivos, vendrá.