El choque ideológico entre Compromís y PSPV vuelve a bloquear el futuro de Feria Valencia

Hacienda apuesta por externalizar la gestión frente a la apuesta de Economía por que sea pública

El director general de Comercio (d), Natxo Costa, junto al conseller de Economía, Rafael Climent/Kike Taberner
El director general de Comercio (d), Natxo Costa, junto al conseller de Economía, Rafael Climent/Kike Taberner

Cuatro años después de que arrancara el proceso de reestructuración de Feria Valencia, el diálogo entre la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico y la de Economía, ha llegado de nuevo a un punto muerto. La razón, la de siempre: Hacienda apuesta por externalizar la gestión de Feria Valencia y dejarla en manos de una sociedad privada mientras que Compromís considera fundamental que el recinto quede en manos públicas, al menos, público-privadas, pero siempre con una mayoría para la Administración que le permita llevar el rumbo de la Feria.

A pesar de que el pasado mes de diciembre parecía que ambos Departamentos, representados por Natxo Costa (subsecretario general de la Conselleria de Economía) y Mako Mira (secretaria autonómica de Sector Público de la Conselleria de Hacienda), habían solventados los principales escollos para el proceso, la negociación ha vuelto a quedar bloqueada por una diferencia ideológica que en este momento es clave para el futuro del modelo de la Feria.

Tanto es así que los dos representantes, al no ser capaces de llegar a ningún acuerdo, han dejado en manos de sus consellers o incluso del propio Palau de la Generalitat, la decisión sobre el modelo de gestión del recinto valenciano.

Fuentes de la Conselleria de Economía explicaban ayer que, por su parte, consideran inconcebible dejar en manos de un gestor privado un recinto que tanto ha costado de sacar adelante, tras el esfuerzo realizado por «ponerlo en números negros», y recuperar certámenes que se habían trasladado a otros recintos feriales, como FIMI, que se celebró el pasado fin de semana y fue un «exitazo».

Mientras tanto, sigue sin cerrarse la operación de subrogación de la deuda con los bonistas, una operación que depende de la Conselleria de Hacienda.

En diciembre Mira anunció que se había llegado a un principio de acuerdo por el cual se mantenía el seguro a los bonistas inversores, uno de los principales obstáculos hasta el momento para avanzar en el proceso.

Además, aseguró que la Feria cederá la concesión del recinto a la Generalitat a modo de dación en pago por la deuda de la institución que ha sido asumida por la Administración. Dos pasos muy importantes, pero el proceso ahora se vuelve a detener.