Publicidad
Publicidad
Comunidad Valenciana

García-Fuster ofreció devolver los mil euros porque Alfonso Grau “iba a colaborar”

Declaran en la causa del “pitufeo” un exedil y una exasesora a petición propia

El exedil del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Alberto Mendoza, ha declarado ante el juez que instruye la causa del denominado “pitufeo” en el caso Taula, que la secretaria del grupo popular, Maricarmen García-Fuster, le ofreció la devolución de los mil euros que se les había pedido como contribución a la campaña, “porque Alfonso Grau iba a colaborar”. Grau, que siempre había dirigido las campañas electorales del mismo modo que dirigía el día a día del Ayuntamiento de Rita Barberá, había dimitido una semanas antes por estar imputado en la causa Noos. Por ello, los nervios se impusieron en el grupo municipal y se hizo la petición de una aportación económica, que tal y como explicó Mendoza, fue muy inferior a lo que todos los meses se aportaba desde otras formaciones política. Ante el ofrecimiento de García Fuster, Mendoza se negó a la devolución de ningún importe e incluso le dijo que si hacía falta más dinero, él aportaría más.

Publicidad

Mendoza no pudo concretar cómo ayudó Alfonso Grau en la campaña “bastante ocupados estábamos en saber si iríamos en las listas electorales”. La que sí entró en esa lista electoral fue la esposa de Alfonso Grau, María José Alcón, por lo que se deduce que las relaciones de Grau con su grupo municipal se recondujeron y la colaboración, del modo que fuera, se produjo.

El abogado que representa tanto a Mendoza y a Montalvá, David González, incidió en que los imputados de la causa “no son un bloque” sino que cada uno está sometido a unas circunstancias particulares. Así, el propio edil Mendoza fue padre dos días después de la aportación de los mil euros, por lo que pronto se olvidó de ese dinero, si bien sí que supo que los nervios iniciales se habían desvanecido al conocerse que Grau colaboraría en el campaña.

Los imputados en la pieza del “pitufeo” de la causa Taula, Alberto Mendoza y Cristina Montalvá, prestaron ayer declaración a petición propia ante el juzgado de Instrucción número 18.

Por lo que respecta a Cristina Montalvá, quizá por una cuestión temporal, el ofrecimiento de García Fuster se quedó en un desiderátum: “ójala te pudiera devolver el dinero” pero que la situación del partido no era boyante y había que arrimar el hombro, algo con lo que Montalvá coincidió negándose en rotundo a que se le devolviera nada, porque además, según explicó, “llevaba años cobrando un sueldo del grupo”.