No dormirás

“Aquella mentira, una de tantas que te llevaron a la Moncloa, será realidad”

El delegado de La Razón en la Comunitat Valenciana, Iñaki Zaragüeta
El delegado de La Razón en la Comunitat Valenciana, Iñaki ZaragüetaLa Razón

Presidente, permíteme decirte que llegará un día que se cumplirá la profecía que anunciaste a García Ferreras y no dormirás. Aquella mentira, una de tantas que te llevaron a la Moncloa, será realidad: «Tengo que reconocerle que sería un presidente del Gobierno que no dormiría por las noches. Junto con el 95 por ciento de los ciudadanos». Presidente, imagino que te das cuenta cómo Iglesias no solo está en el Gobierno sino que es quien se ha reunido con los agricultores y a quienes les ha animado en su contestación, sin tener competencias en el sector porque el ministro de Agricultura es Luis Planas (PSOE).

Presidente, desde fuera vemos cómo Iglesias te lleva a su terreno respecto a Cataluña y ya preparas la alfombra roja legal a los hasta ahora para ti políticos presos. Digo hasta ahora, porque Iglesias te ha cambiado. Defendías «España no merece el cambio que propone Iglesias, con el apoyo directo o indirecto de los independentistas. En España hay políticos presos por haber quebrado la legalidad democrática. Ha habido un delito de rebelión y en consecuencia deberían ser extraditados esos responsables políticos».

Presidente, Iglesias avanza y avanza. Ya ha logrado formar parte de la Comisión delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, órgano que supervisa al CNI. ¿Recuerdas cuando asegurabas que era imposible? De la misma forma que te ha sacado la libertad sexual. Aunque te haya servido para estar donde estás, llegará el momento en que tendrás que decidir si traicionas todo y a todos: a España, al PSOE, a tus votantes, a los españoles, o si te pones del lado de la Constitución y de los que la defendemos aunque para ello tengas que convocar elecciones con posibilidades de derrota.

Entonces, presidente, será cuando no podrás dormir. Por lo pronto, ya se te empiezan a ver las ojeras. Así es la vida.