Metalúrgicas valencianas rechazan el parón de las actividades no esenciales

Provocará un deterioro del tejido productivo difícil de recuperar

La Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval) ha expresado su “más absoluto rechazo” a la decisión de paralizar las actividades productivas no esenciales que decretará hoy el Consejo de Ministros porque considera que provocará “un deterioro del tejido económico difícil de recuperar”.

Aunque considera irrenunciable el principio de garantizar la salud de las personas trabajadoras, Femeval apoya en un comunicado la posición de la patronal estatal del metal, Confemetal, contraria al anuncio del presidente del Gobierno de paralizar las actividades productivas no esenciales.

Esta medida, que decretará hoy el Consejo de Ministros, no favorecerá la lucha contra la crisis sanitaria, considera, porque “hará más difícil y menos efectivo el trabajo en las actividades directamente implicadas en primera línea contra la pandemia del Covid-19 y aquellas que les dan soporte inmediato”.

“La medida, que solo puede haberse tomado desde el desconocimiento del funcionamiento de una economía avanzada como la española, hará imposible mantener un nivel mínimo de actividad económica que garantice la eficiencia para enfrentarse a la crisis sanitaria. Femeval entiende que podrían haberse extremado las medidas sin la necesidad de paralizar la economía”, dice la nota.

"El decreto de paralización económica de actividades no esenciales desembocará inevitablemente, y en el mejor de los casos, en una grave ralentización de las esenciales, y solo puede ser fruto de la irresponsabilidad y de la más absoluta ignorancia que supone no valorar las consecuencias económicas que la medida va a generar", añade.

"Los objetivos irrenunciables de reducir la movilidad y el riesgo de contagio se van a ver obstaculizados por una medida que se basa en la ignorancia de que un colapso sanitario no puede evitarse provocando el colapso económico, y de que mantener la actividad de las empresas, con todas las medidas de seguridad que sean necesarias, es la mejor forma de proteger la sanidad y los servicios públicos", dice también.

“Al margen de estas consideraciones, desde Femeval alertamos del caos que una medida tan irreflexiva -tomada un domingo para hacerse efectiva en horas- va a provocar desde el punto de vista organizativo en un tejido económico como el de nuestro país, formado en un 98 por ciento por pequeñas y medianas empresas a las que el Gobierno no tiene derecho a someter a más tensiones, con sus ingresos reducidos o desaparecidos y obligadas a abonar sueldos, cotizaciones sociales e impuestos”, concluye.