Alertan de que el confinamiento agrava las situaciones de violencia de género

Trabajadores sociales piden también protección para mayores que viven solos

El confinamiento puede agravar las situaciones de violencia de género

El colectivo de trabajadores y trabajadoras sociales del ámbito sanitario reclaman a la Conselleria de Sanidad una “organización unificada” de la gestión social del Covid-19 y advierte de que el confinamiento “empeora las situaciones de violencia de género”.

Además, pide la elaboración de un Plan de Contingencia para el Trabajo Social Sanitario que posibilite una mayor cobertura de atención a personas vulnerables en el territorio y la detección y posterior intervención social en situaciones de riesgo como las de personas mayores que viven solas, cuidadoras de personas dependientes o de violencia contra las mujeres.

En un comunicado, indican que se ha detectado que el confinamiento decretado para frenar la pandemia “empeora las situaciones de violencia de género, porque en este momento se encuentran también los hijos en el domicilio y ello genera mayor conflicto”.

Muestran además su preocupación por las situaciones sociales de vulnerabilidad “que están surgiendo y surgirán como consecuencia de la crisis económica provocada por esta emergencia sanitaria y la declaración del estado de alarma”.

Son algunas de las demandas y cuestiones que han puesto sobre la mesa los Colegios de Trabajo Social de la Comunidad Valenciana y la Delegación Valenciana de la Asociación de Trabajo Social y Salud durante la reunión por videoconferencia mantenida con la secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro.

Durante el encuentro, se ha insistido también en la necesidad de que en el check-list para la detección del COVID-19 se incluyan las preguntas de cribado social presentadas en el Protocolo de Gestión Social para derivar rápidamente a la Unidad de Trabajo Social Sanitario las situaciones que requieran intervención social.

La vicepresidenta del COTS Castelló, Marisa García, recuerda que las trabajadoras sociales sanitarias “somos otro punto de detección y conocimiento de situaciones de vulnerabilidad, como son los de mujeres que sufren violencia de género, aquellas personas mayores que viven solas y necesitan ver cubiertas sus necesidades básicas, los menores o las que tienen un grado de dependencia”.

García incide en que implantar la figura de coordinación del trabajo social sanitario en los servicios centrales como figura de enlace con el colectivo de profesionales mejoraría la gestión de la crisis, dirigida sobre todo a la población más vulnerable.

“Una buena coordinación sociosanitaria y la existencia de cauces normalizados de difusión de la información facilitaría la transmisión eficaz a los y las trabajadoras sociales sanitarias; ahora mismo no tenemos nombrados coordinadores ni jefaturas”, señala.

Sobre el protocolo de actuación del trabajo social sanitario en los hoteles medicalizados, la propuesta que se ha trasladado a la Conselleria es la de incorporar al equipo a profesionales del trabajo social de forma presencial y de que, en el caso de Castelló, se pueda dar acceso a pacientes al citado hotel desde los centros de salud.