El plan del PP para sacar 1.200 millones del presupuesto del Botànic para el “postcoronavirus”

PSPV, Compromís y Unides Podem reclama dinero al Gobierno central mientras que los populares proponen reducir consellers, altos cargos y fundaciones

El Gobierno valenciano durante el último seminario realizado el pasado invierno
El Gobierno valenciano durante el último seminario realizado el pasado inviernoLa Razón

El último Consell en el que gobernó el PP tuvo que poner en marcha severos planes de ajuste. Fue la peor época de la crisis económica, aquella en la que llegaron a peligrar los salarios de los funcionarios y se cerraron empresas públicas y fundaciones. De aquello hace ya más de un lustro y desde entonces, el sector público ha vuelto a crecer un 35 por ciento, según las cifras que el PP.

El Gobierno del Botànic se enfrenta ahora a la amenaza de una recesión sin precedentes, en la que además, hay que garantizar más que nunca la Sanidad y los servicios sociales. El presupuesto ha saltado por los aires, el Consell ni siquiera tiene contabilizado lo que está gastando en traer material sanitario, pero el Ejecutivo central no ha aumentado las transferencias. Ayer, los tres partidos que sustentan el pacto de Gobierno (PSPV, Compromís y Unides Podem) propusieron llevar una propuesta conjunta a Les Corts para exigir más recursos al Gobierno de Pedro Sánchez.

El PP ha diseñado un plan para liberar 1.200 millones del presupuesto para que este dinero pueda destinarse a las emergencias sociales y económicas derivadas de la pandemia. “Se trata de quitar grasa a la Administración”, asegura la presidenta del PPCV, Isabel Bonig. “No se despide a ningún empelado público, y no se toca un solo capítulo de las Consellerias de Sanidad, Educación, políticas sociales, y vivienda, que son junto con Economía el destino mayoritario de los fondos del adelgazamiento”.

El plan se sustenta en dos niveles. Por una parte proponer reducir la estructura política del Consell. El Consell pasaría de 11 a siete Conselleries, más Presidencia. “Ello supone además una reducción de altos cargos y asesores”.

Cada Conselleria también reduce su personal de confianza y quedaría conformada por un conseller, un subsecretario, dos directores generales, un secretario autonómico y dos asesores. Por su parte, el presidente Puig contaría con un subsecretario, jefe de gabinete, seis asesores, dos conductores, un secretario autonómico y dos directores generales.

“Con esta nueva estructura lograríamos un ahorro superior a los 347 millones de euros”. El plan remarca que solo con la nueva composición del Consell se liberan 12 millones de euros al año.

Esta cifra incluye también capítulos de Conselleries para destinarlas a Educación, Sanidad, Igualdad y Vivienda.

La segunda parte del dinero se consigue metiéndole mano al sector público. “En los últimos años ha aumentado el presupuesto en 700 millones con respecto a hace cinco años. La falta de control y gestión ha hecho que las perdidas sean de 600 millones en el sector público entre 2016 a 2018, perdidas que ha habido que cubrir, inyectando capital a las empresas para no estar en causa de disolución.”

Los populares proponer recortar de organismos autónomos sería de 354 millones, en empresas públicas 318 millones, en fundaciones seria de 22 millones y en consorcios 47. “Son cerca de 1.200 millones que se inyecta en vena para reconstruir social y económicamente la Comunitat, sin subir impuestos, sin pedir más esfuerzos a los valencianos”.