El día de la Virgen, “una gran fiesta, pese al dolor”

El arzobispo preside este domingo la misa de la Fiesta de la Virgen de los Desamparados y anima a lanzarle vítores desde los balcones

La Virgen luce por primera vez en su historia un crespón negro como signo de duelo por las personas fallecidas por la pandemiaAlberto Sáiz (AVAN)Alberto Sáiz (AVAN)

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, oficiará este domingo, 10 de mayo, día de la Fiesta de la Virgen de los Desamparados, la misa que se celebrará en la Basílica, a las 10.30 horas, sin asistencia de fieles y retransmitida por La Ocho TV, celebración que agrupará la Misa de Descoberta, Infants y Pontifical, suspendidas a causa de las medidas del estado de alarma por la pandemia del Covid-19.

La misa del 10 de mayo por la mañana se celebrará con toda la solemnidad que permiten las circunstancias, con órgano y cantos, y comenzará con la “descoberta" de la imagen original de la Mare de Déu, que permanecerá cubierta por el bocaporte en su camarín desde la finalización de la misa de las 19.30 horas del sábado 9 de mayo”.

El arzobispo invita en su carta de esta semana a celebrar el día de la Virgen de los Desamparados como “una gran fiesta”, con todo “nuestro fervor y amor, con reduplicada devoción” aunque este año “desgraciadamente, tenga que ser de otra manera la fiesta-memoria de Nuestra Señora, Mare de Déu i dels Desamparats, nuestra queridísima Patrona, jamás olvidada”.

Por ello, el Arzobispo anima a todos los valencianos, este domingo, a lanzarle vítores desde los hogares, y propone que, aunque no se pueda aclamar este año a la Mare de Déu en su traslado a la Catedral o durante la procesión, “sería bonito y cargado de emoción que, desde los balcones de nuestras casas, salgamos todos a las doce de la mañana, hora del Ángelus, y a las seis de la tarde, hora de la procesión, a decir con toda la fuerza un grito y clamor unánime: “¡Valencians, tots a una veu: Vixca la Mare de Déu!

Misas previstas para el fin de semana

Respecto al resto de misas, desde la Basílica han destacado que aunque se han suspendido los actos que suponen congregaciones multitudinarias de fieles, es decir, la Misa de Descoberta, Infants y Pontifical en la Catedral, el traslado, la procesión y el besamanos, “en todas las misas del fin de semana de la Fiesta y en todas las previstas en mayo, cada día a las 10.30 y 19.30 horas, recordaremos las intenciones por las que se ofrecen de distintas entidades religiosas y cívicas, familias y gremios, según el calendario previsto ”.

De esta forma, hoy sábado 9 de mayo tendrá lugar, a las 10.30 horas, la misa con motivo de la solemnidad litúrgica de la Virgen de los Desamparados, en la que se recordará el 59º aniversario del Patronazgo Regional y el 97º de la Coronación Pontificia de la Virgen, se tendrá presente a la Corte de Honor de la Virgen y se ofrecerá la intención en sufragio de monseñor Marcelino Olaechea, arzobispo de Valencia entre 1946 y 1966.

También el día 9, a las 19.30 horas, la misa será ofrecida por la Escolanía de la Virgen y antiguos escolanes, “ya que este año no podrán interpretar en directo la Salve Solemnísima aunque sí sonará, con una reproducción grabada, tras la cual se bajará el bocaporte que cubre la imagen de la Virgen en su camarín y así permanecerá hasta la ´descoberta` en la misa del domingo 10 de mayo”.

El domingo, día de la Fiesta de la Patrona, la misa de las 10.30 horas también será ofrecida por los Amigos del Camino Virgen de los Desamparados de Paterna, “que suelen celebrarla, cada año, en este día, a las 6 de la madrugada tras la peregrinación desde Paterna durante toda la noche”.

De duelo por los fallecidos por el coronavirus

La imagen original de la Virgen de los Desamparados, cuya fiesta anual tendrá lugar este domingo aunque sin actos multitudinarios por la normativa del estado de alarma por el coronavirus, luce por primera vez en su historia un crespón negro como signo de duelo por las personas fallecidas por la pandemia.
El crespón negro, colocado sobre el conocido como “manto de los dragones” que viste actualmente la patrona de Valencia, está situado bajo el Niño Jesús sostenido por la Virgen, y simboliza “su duelo por sus hijos fallecidos y por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia”, según el rector de la Basílica Jaime Sancho Andréu.
El lazo de tela negra con pedrería que conforma el crespón fue confeccionado por la Camarera de la Virgen de los Desamparados, María Dolores Alfonso. “Creo que ha quedado muy bonito, ha tenido mucha aceptación, y representa todo lo que estará sintiendo nuestra Mare de Déu que siempre nos acoge, sobre todo, a tantas personas que han fallecido y a tantas familias que no han podido pasar el duelo que se merecían sus seres queridos”, ha expresado su autora.