Ribó corrige a su edil de Seguridad y no cree que el arzobispo provocara una concentración frente a la Basílica

Asegura que había el mismo número de gente que en cualquier parque de la ciudad

La Basílica muestra la Virgen de los Desamparados AVAN 10/05/2020 AVAN

Ni concentración de gente, ni temeridad ni irresponsbilidad. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha afirmado que “no ve una clara concentración de gente” en las fotografías y vídeos que ha analizado sobre la apertura de la puerta de la Basílica para que los fieles vieran la imagen de la Virgen de los Desamparados ayer domingo, festividad de la patrona.

El Arzobispado acercó la imagen de la Geperudeta a la puerta sin salir del templo y la gente que paseaba por la zona quiso verla. La Policía Local, que controlaba la plaza por si se producía algún problema, comunicó la situación al concejal de Seguridad, Aarón Cano, quien por la tarde informó de que elevaría una propuesta de denuncia al Ministerio de Interior por considerar que se había generado una congregación de personas sin seguir las medidas de seguridad.

El alcalde ha insistido en que no se produjo una aglomeración de personas. “Comparadas con la despedida de Ifema en Madrid, no hay color” y remarcó que había el mismo número de gente que podría verse en otros lugares de Valencia como parques”.

“Evidentemente, el cardenal, el alcalde y la presidenta del gobierno de Madrid tenemos la obligación de cumplir las normas, que son fundamentales pero personalmente creo la situación no es exactamente la misma”, ha apuntado, sobre todo si se entiende que la fiesta de la Virgen de los Desamparados que tiene “un impacto importante para miles de personas” y que una “inmensa mayoría” no acudió, lo que ha celebrado.

Asegura que la entrada a la iglesia se hizo de forma escalonada y la imagen de la Virgen no salió fuera de la Basílica. “El que tenga que analizar los hechos que lo haga”.

Respecto a si fueron desproporcionadas las manifestaciones del concejal de Protección Ciudadana, Aaarón Cano, en las que informaba de la propuesta de denuncia y criticaba al Arzobispado y le pedía responsabilidad, ha asegurado que él “analiza hechos y las palabras son de las personas” y ha evitado valorarlas.