Una campaña para que regrese “la meditadora”

Piden que la falla municipal que no pudo quemarse este año se plante de nuevo en 2021. “Su lema -'Esto también pasará'- puede ser un bálsamo ante la pandemia"

Imagen de la falla del Ayuntamiento de València de 2020 sin acabar de montar a principios del pasado mes de marzo EUROPA PRESS

Una campaña abierta en la plataforma “change.org” pide que la falla municipal de 2020, diseñada por el artista urbano Escif y que representa a una mujer meditando, se termine de construir y se plante en la plaza del Ayuntamiento en Las Fallas de 2021.

La propuesta, que en cuatro días ha logrado más de 700 firmas, cuenta, además, con el apoyo del estudio del artista, Brillo y Sabor, que cree que es “una gran oportunidad de terminar la construcción de una falla que ya es histórica y que tanta gente ha hecho suya”.

Esta falla, que representaba a una mujer gigante en posición de meditación, se encontraba en pleno proceso de montaje en la plaza del Ayuntamiento de València cuando se acordó la suspensión de Las Fallas por la pandemia del coronavirus el pasado 10 de marzo.

La cabeza, a la que el artista añadió durante esos días una mascarilla, se convirtió “en símbolo de paz y esperanza”, según afirman desde el estudio de Escif y quienes piden la permanencia del monumento.

La parte inferior de la falla se quemó unos días después de la suspensión de las fiestas, sin aviso previo, de madrugada y sin público, mientras que la cabeza fue traslada a la Marina, junto a otros monumentos, donde permanece almacenada.

Según el estudio del artista urbano, “los valores que la meditadora nos recuerda son ahora más necesarios y certeros que nunca” y creen que “su ecuanimidad puede ser un impulso muy alentador para sobrellevar este nuevo escenario global que se presenta ante la crisis de la covid-19.

Pensamos que su lema -Esto también pasará- puede ser un bálsamo ante la pandemia", manifiestan.

En la petición abierta en “change.org” se destaca que la meditadora se ha convertido “en un símbolo mundial de paz y esperanza” y ha sido “utilizada internacionalmente como imagen icónica en la lucha contra la covid-19”.

“Es una falla que ya es historia y seguro que será una de las fallas más recordadas de Valencia”, asegura la propuesta, que pide que este monumento “tenga el final digno que merece una falla, quemándose el día de San José”.