Puig insta al PP a presentar un plan post covid, “sin trampas, no se pueden bajar los impuestos"

La vicepresidenta Oltra calla ante la preguntas sobre la gestión de las residencias

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha aguando estoicamente las críticas de PP y Cs. “Usted hace de poli bueno”, le ha reprochado el portavoz de Ciudadanos en Les Corts, Toni Cantó, “luego llega su síndico para hacer de poli malo”. En la sesión de control de hoy en Les Corts, ha quedado claro que Puig hoy solo quiere pelear con Vox.

La síndica del PP, Isabel Bonig, ha hecho un repaso de los momentos más críticos y cuestionados de la crisis sanitaria: los avisos ignorados realizados desde enero sobre la gravedad de la pandemia, la falta de medios de protección para los profesionales, el colapso de varias áreas de salud, la falta de test que le llevó al suspenso para pasar a la fase 1... “Ya dirán los tribunales, pero desde el punto moral es indigno. Llegaron tarde".

Sin embargo, con un tono muy calmado ha invitado a Bonig a formar parte de la solución. “Debe decidir si está en la solución o en la crispación” a lo que la popular ha respondido que el PP ya presentó el 12 de marzo un plan. De nuevo, le ha reprochado que “sus 330 intocables”, refiriéndose a los altos cargos que forman el Consell no han hecho “ni un gesto” de cara a los ciudadanos que están “en las colas del hambre” o que aún no han cobrado de los Erte.

“Si tiene un plan, expóngalo”, le ha pedido Puig, pero “sin hacer trampas porque no se puede aumentar el gasto sin subir los impuestos. Si es así, podemos hablar en serio".

Por su parte, el síndico de Ciudadanos, Toni Cantó, ha vuelto a ponerse a disposición de Puig para trabajar en que la Comunitat Valenciana se recupere de esta situación. De nuevo, ha instado al presidente a dejar de lado a sus socios, con los que no podrá negociar de tú a tú con los gobiernos de Alemania o de Francia, y apostar por un Gobierno de concentración formado por PSPV, PP y Ciudadanos. “Usted no tiene socios, tiene lastres”.

De hecho, las discrepancias entre los socialistas y Compromís se han hecho de nuevo evidentes con la intervención de su síndic Fran Ferri que, siguiendo el discurso del diputado Joan Baldoví, ha insistido en que el modo en el que el Gobierno central va a repartir los 16.000 millones vuelve a discriminar a los valencianos. “Seguiremos empobreciéndonos. No podemos consentir este maltrato porque la igualdad es incompatible con la sumisión”.

Puig ha defendido al Gobierno de Pedro Sánchez asegurando que en cuestiones de liquidez estaba resolviendo los problemas de los valencianos y ha insistido en que los tres partidos que suscriben el Pacte del Botànic coinciden en la necesidad de cambiar el modelo de financiación.

El portavoz adjunto de Vox, José María Llanos, ha asegurado que los valencianos no van a permanecer en el “silencio de los corderos” y ha repasado también las actuaciones más controvertidas del Consell. Puig, más duro que con Bonig, ha defendido el trabajo realizado e incluso ha reivindicado que la Generalitat valenciana fue la primera en lograr material de protección para los profesionales sanitarios. “Los problemas no se solucionan con banderas”.

Oltra, callada ante el drama de las residencias

La oposición ha puesto sobre la mesa las dramáticas cifras de fallecidos en las residencias. La popular Elena Bastidas ha preguntado por qué el 85 por ciento de los mayores que ha muerto contagiados por covid- 19 no llegaron al hospital, “¿a qué edad dejan de tener derecho a que su sistema de salud luche por él?”.

Así mismo, desde Ciudadanos, Cristina Gabarda, ha pedido saber el número real de mayores fallecidos y desde Vox Miguel Pascual ha asegurado que al menos se han producido 1.700 fallecidos y no 1.400, “crucen los datos del Registro Civil. 300 familias exigen su dimisión".

En todo momento, ha sido la consellera de Sanidad, Ana Barceló, la que ha respondido a estas cuestiones. La vicepresidenta Mónica Oltra, responsable de la gestión de las residencias ha permanecido callada.

Barceló ha asegurado que siempre se han seguido criterios médicos y nunca han ocultado datos, “los hemos dado con rigor”. Además, ha asegurado que cuando acabe la pandemia se encargará de responder a todos los bulos.