La Audiencia de Castellón prohíbe entrar en la provincia al acusado de abusar de cinco niñas

Quedó en libertad por las dificultades para enjuiciarlo durante la pandemia

La Audiencia de Castellón ha estimado en parte los recursos de las acusaciones en el caso del entrenador de gimnasia acusado de abusos sexuales sobre cinco niñas, y aunque lo mantendrá en libertad provisional hasta que sea juzgado, le prohíbe entrar en esta provincia.

El tribunal dejó en libertad hace dos semanas a un acusado de cometer abusos sexuales continuados sobre cinco menores, basándose en buena medida en "las dificultades" que supone la pandemia por coronavirus "para su enjuiciamiento", y pese a que hace menos de un año consideró que había riesgos para las víctimas y peligro de fuga.

La fiscal del caso recurrió la medida alertando de que "pone a las víctimas en una situación de riesgo e inseguridad evidente", entre otros motivos porque, aunque se impuso al acusado la medida de alejamiento de las niñas, todos viven en un pueblo de unos 5.500 habitantes.

Las acusaciones piden 28 años de prisión para el inculpado, un conserje y entrenador de gimnasia artística femenina de un pueblo de la comarca de la Plana Baixa, a quien acusan de haber abusado sexualmente de cinco niñas que entrenaban con él, con edades comprendidas entre los 6 y los 14 años.

El acusado habría cometido ese delito, según la acusación particular, entre 1992 y 2017. En realidad, la acusación recuerda que fueron trece las víctimas, aunque no se le acuse de buena parte de esos delitos porque han prescrito.

En su recurso contra la libertad provisional, la abogada de las víctimas señalaba que "la peligrosidad del acusado, el riesgo de fuga, la posibilidad de que ataque bienes jurídicos de las víctimas, que se destruyan pruebas y la protección a las menores que han testificado no han cambiado por la pandemia".

En su respuesta al recurso, la Audiencia insiste en que las circunstancias que se tuvieron en cuenta para ordenar su prisión preventiva han variado, entre otros motivos por el largo tiempo que el acusado lleva en prisión provisional, casi tres años.

Sin embargo, el tribunal acepta parcialmente la argumentación de las acusaciones e impone al acusado, mientras permanece a la espera de que se le juzgue, además de la retirada del pasaporte, el pago de una fianza de 10.000 euros y la obligación de comparecer semanalmente en un juzgado, así como la prohibición de entrar o residir en la provincia de Castellón.

El acusado, que mientras dure el estado de alarma permanecerá encerrado en su domicilio, situado a menos de cien metros de la casa de una de las víctimas, ha facilitado al tribunal otra posible residencia y la Audiencia le impone trasladarse a ésta y permanecer allí localizado hasta que se le juzgue.