Los docentes afirman que Educación no tiene en cuenta su opinión

Las tareas burocráticas excesivas, las instrucciones poco claras, la falta de apoyo en el teletrabajo y la carencia de medios técnicos, principales quejas

Un profesor en una clase vacía de un colegioPacoSantamariaEFE

Una encuesta realizada por el sindicato CSIF durante el mes de mayo entre profesionales docentes para evaluar su opinión sobre el teletrabajo y la organización del último trimestre por la pandemia revela que la totalidad de encuestados considera que la Conselleria de Educación “no tiene en cuenta” su opinión y el 73 por ciento advierte de que tiene más carga burocrática.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que el 89 por ciento de profesionales valencianos que ha respondido esta encuesta, realizada en toda España a cerca de 10.000 docentes, afirma que está dedicando más tiempo a las tareas docentes que durante las clases presenciales.

Del mismo modo, un 57 por ciento señala que las instrucciones y normativas para regular el proceso de enseñanza-aprendizaje durante este último trimestre le resultan poco claras, mientras que el 40 por ciento las considera como parcialmente claras y/o útiles y únicamente un 2,6 por ciento las valora como claras y útiles.

Destaca que la pregunta que tiene una respuesta unánime, con el cien por cien de contestaciones de encuestados en el ámbito valenciano que responde no, es “¿Crees que la Administración educativa está teniendo en consideración la opinión y experiencia del profesorado en la toma de decisiones y regulaciones normativas que se están adoptando en este atípico último trimestre?” .

CSIF ha insistido en la saturación por tareas burocráticas que sufre el colectivo docente y señala que, ante la pregunta “¿Consideras excesivas las tareas burocráticas encomendadas al profesorado en esta nueva situación de educación a distancia?”, el 73 por ciento responde que sí, mientras que el 21 por ciento contesta que a veces, y poco más del 5 por ciento, que no.

La encuesta analiza los efectos que está causando la crisis sanitaria entre el profesorado, que “se encuentra al límite porque a la educación a distancia se suman otras tareas adicionales derivadas del covid-19″."Las tareas burocráticas excesivas, las instrucciones poco claras, la falta de apoyo en el teletrabajo y la carencia de medios técnicos, son los principales problemas señalados por el personal docente, según los datos”, afirma el sindicato.

Explica que, junto a la atención docente y formación al alumnado, el profesorado debe afrontar también otras cuestiones técnicas derivadas de la educación “on line”, como problemas de conexión, dificultades para entrar en las plataformas y dudas de los padres al respecto. A todo ello “se añaden los interrogantes organizativos abiertos para la vuelta a las aulas durante la desescalada y de cara a septiembre, con el inicio del nuevo curso y la sensación generalizada entre los profesionales de que la Administración no les tiene en cuenta en su toma de decisiones".