Ribó gastará otros 600.000 euros para asfaltar la plaza del Ayuntamiento de rojo

El PP denuncia que el alcalde de Valencia "quiere tener su propia plaza roja" y que está malgastando el dinero

Obras de peatonalización plaza del ayuntamiento de Valencia
Vista general de la plaza del ayuntamiento que continúa con las obras de peatonalizaciónBIEL ALIÑOEFE

El Gobierno de Joan Ribó y PSPV-PSOE en el Ayuntamiento de Valencia sigue adelante con las obras de la peatonalización provisional de la plaza del Ayuntamiento. Este viernes la Junta de Gobierno aprobará destinar 564.940 euros de la contrata municipal de asfaltado y mantenimiento de calles, para asfaltar de color rojo la céntrica zona “y convertirse en la plaza roja de Ribó”, según han criticado desde el grupo municipal popular.

El alcalde Ribó quiere tener su propia plaza roja frente al Ayuntamiento y el capricho costará a los valencianos más de 1,2 millones de euros”, ha afirmado al respecto el edil popular Carlos Mundina.

Con esta nueva actuación en la plaza del Ayuntamiento, las obras provisionales, que serán revertidas en dos años, el consistorio se va a gasta más de 1,2 millones de euros, “una cantidad mayor a los que va en ayudas a los comercios de la ciudad, tan sólo 800.000 euros”, apuntan desde el PP. “Mientras el alcalde Ribó y sus socios del PSOE malgastan millones en una chapuza de peatonalización de la plaza del Ayuntamiento, el 92 por ciento de las pymes y autónomos de la ciudad se han quedado sin las prometidas ayudas, ya que se presentaron 14.000 solicitudes de negocios de la ciudad que han estado cerrados tres meses y sin ingresos, pero la ayuda apenas han llegado a apenas 1.000 de ellos”.

“La chapuza de diseño de la plaza del Ayuntamiento se ha convertido en un pozo sin fondo de gastos continuos para una obra que va a ser provisional y que ha generado un rechazo unánime de vecinos, comerciantes, arquitectos y profesionales del diseño”, ha resaltado Mundina.

Las obras provisionales de la plaza del Ayuntamiento van a tener un coste superior a 1,2 millón de euros y se han formalizado mediante ocho contratos, seis de ellos adjudicados a dedo y dos mediante concurso público. En el caso del asfaltado se va a utilizar la contrata de obras de reparación, renovación y mantenimiento de los pavimentos de las calles, “lo que supondrá que se dejen de asfaltar calles de otros barrios de la ciudad”.