El coronavirus arrojará a la pobreza a 76.120 valencianos

Las personas con menores ingresos perderán ocho veces más renta que las más ricas

En la imagen, una persona sin recursos en las calles de ValenciaJuan Carlos CárdenasEFE

Oxfam Intermón estima que el número de personas pobres en España podría aumentar en más de 700.000, hasta alcanzar los 10,8 millones de personas, tras la situación generada por la covid-19, y en la Comunitat Valenciana afectará a unas 76.120 personas, lo que supondría un incremento del 5,94 por ciento.

Así se desprende del informe “Una reconstrucción justa es posible y necesaria”, publicado por la ONG, que prevé que el número de personas por debajo de la pobreza en la Comunitat pase de 1.281.670, antes de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, a 1.357.790.

Además, la ONG calcula que el impacto de la crisis sanitaria sobre la desigualdad en la Comunitat Valenciana aumente un 5,93 por cierto, y supondría borrar de un plumazo lo que se había reducido en los últimos cuatro años en toda España.

Así, las personas con menores ingresos perderían, proporcionalmente, ocho veces más renta que las más ricas, según el pronóstico de la organización. Frente a esto, Oxfam Intermón propone una recuperación basada en una fiscalidad progresiva, que permitiría recaudar 10.000 millones de euros más para blindar el sector público con el fin de garantizar la salud, la educación y la protección social. Además, recomienda medidas para paliar la precariedad laboral que afecta especialmente a trabajadoras y trabajadores que en esta pandemia han sido esenciales, muchas de ellas personas migrantes para las que pide también una regularización amplia y extraordinaria.

Según esta investigación, el porcentaje de personas que viven bajo el umbral de la pobreza pasaría del 21,5 actual al 23,1 por ciento, de las que una de cada tres personas sería una persona inmigrante.

La ONG calcula esas cifras de aumento de personas pobres y de la desigualdad teniendo en cuenta un aumento esperado de la tasa de paro del 13 al 19 por ciento y una caída del PIB del 9 por ciento durante el año 2020. Respecto a la pobreza relativa subiría del 21,5 por ciento antes de la covid hasta alcanzar al 23,1 por ciento de la población.

En este análisis económico y social, Oxfam destaca que la desigualdad provoca, por un lado, que distintas personas tengan distintos niveles de riesgo ante el contagio, pero también que una vez se produce el contagio, tengan distintas posibilidades de supervivencia. Así pasados los 65 años, un 28,15 por ciento de las personas que han trabajado sin cualificación tienen dificultades para llevar a cabo actividades básicas de la vida cotidiana en algún grado; este porcentaje baja al 8,71 por ciento en la clase ocupacional más alta, haciendo que las personas más vulnerables tengan más probabilidades de enfermar.”El coronavirus ha impactado especialmente a las familias pobres”, denuncia el informe, y “deja una huella de graves daños económicos y sociales que se han distribuido de manera muy desigual y muy injusta, y que a largo plazo, podrían llegar a ser más graves que la pandemia en sí misma”, añade.

Oxfam reclama “garantizar los derechos de quienes han garantizado nuestra supervivencia, personas que han resultado imprescindibles frente a un modelo económico que hasta ahora les había dado la espalda: profesionales sanitarios, mensajeros, ‘riders’ o falsos autónomos, cajeras de supermercados o jornaleros agrícolas”.”Muchas de ellas personas migrantes, como las trabajadoras que han cuidado de nuestras ancianas y ancianos: una de cada tres vive bajo el umbral de la pobreza y sólo una cuarta parte está registrada en la Seguridad Social.