Nueva “chapuza” en las obras de la plaza del Ayuntamiento

El PP denuncia que se desmonten los polémicos maceteros que se colocaron hace un mes para asfaltar la zona de rojo

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia Carlos Mundina ha denunciado este lunesa nueva “chapuza” del Gobierno de Joan Ribó y PSPV-PSOE que “han vuelto a demostrar la descoordinación existente en las obras de peatonalización de la plaza del Ayuntamiento que hacen a medias el concejal de Movilidad Giuseppe Grezzi (Compromís) y la concejala de Urbanismo, Sandra Gómez (PSOE)”.

“Hoy han comenzado a deshacer parte de lo realizado, ha comenzado a desmontar los maceteros que colocó Grezzi hace menos de un mes, para poder asfaltar de rojo la plaza y convertirla en la Plaza roja de Ribó”, ha explicado.

Mundina ha enviado una nota interior a la delegación de Desarrollo Urbano para preguntar si esta “chapuza” de deshacer lo realizado, colocación de maceteros, va a tener un nuevo coste para las arcas municipales.

“Esto demuestra la falta de coordinación entre Grezzi y Gómez, que han realizado hasta tres contratos diferentes para el diseño de la plaza, dos por parte de Grezzi y uno de Gómez. O no se hablan o cada va a la suya en una obra que está generando el rechazo ya de comerciantes, hosteleros y vecinos así como expertos en arquitectura y diseño”, ha destacado.

Las obras provisionales de la plaza del Ayuntamiento van a tener un coste superior a 1,2 millón de euros y se han formalizado mediante nueve contratos, siete de ellos adjudicados a dedo y dos mediante concurso público.

En el caso del asfaltado, ha advertido Mundina, “se va a utilizar la contrata de obras de reparación, renovación y mantenimiento de los pavimentos de las calles, lo que supondrá que se dejen de reasfaltar calles de otros barrios de la ciudad”.

Mundina ha recordado que ya “llevan gastados más de 1,2 millones de euros en unas obras que son provisionales, son 400.000 euros más de lo que va a destinar el Gobierno de Ribó y PSOE en ayudas a los comercios de la ciudad, ya que la partida es apenas de 800.000 euros que tendrá que repartirse entre los más de 35.000 comerciantes. No era ahora el momento de obras provisionales, sino de ayudar a las familias, autónomos, pymes, comercios y hosteleros, pero nuestro Gobierno sigue empeñado en que el centro de la ciudad quede relegado”