La Comunitat Valenciana, lejos del paradigma asturiano

Asturias testa con PCR al 12 % de su población mientras que la Conselleria de Sanidad solo alcanza a analizar con PCR al 6,47 de los valencianos, la mitad que el gobierno astur

En el extremo noroeste de una Francia de ficción, un grupo de aldeanos resistía a la invasión de Julio César. A unos imaginarios 1.200 kilómetros de distancia se encuentra el principado de Asturias, que al igual que la cuna de Astérix y Obélix, ha resistido al ataque enemigo, el de estos, con nombre de virus. El paralelismo viene a cuento de las buenas noticias que estos días celebran los astures. No es para menos, pues se han convertido en la primera comunidad autónoma en acumular dos semanas sin nuevos positivos por el covid-19, lo que la convierten, a efectos estadísticos, en la primera región libre de coronavirus.

La contención ha sido posible, según reconocía el director de Salud Pública del Principado, Rafael Cofiño, gracias al trabajo “eficiente” que han hecho los asturianos para la detección precoz de nuevos casos. En concreto, en Asturias se han llevado a cabo desde el inicio de la pandemia un total de 213.749 análisis para detectar contagios, de los que 125.889 son PCR (las pruebas más fiables). Es decir, con una población que ronda el millón de habitantes, han logrado testar al 12 por ciento de la población.

La Comunitat Valenciana, por otra parte, no puede presumir de cifras. Desde el inicio de la crisis sanitaria, el número total de pruebas llevadas a cabo por la Conselleria de Sanidad para la detección del coronavirus ha sido (a fecha de 29 de junio) de 445.793, de las cuales 323.662 han sido a través de PCR y 122.131 a través de test rápido. Es decir, apenas un 6,47 por ciento de la población se ha sometido a los PCR.

A finales del pasado mes de abril, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, anunció el estudio de seroprevalencia ordenado por el Gobierno central sobre una muestra de 6.000 personas. De dicho estudio se extrajo que solo el 2,5 por ciento de los valencianos (frente al 5 por ciento de la media nacional) tenía anticuerpos y, por tanto, que había menos personas que servirán de escudo ante posibles rebrotes.

Desde entonces, sobre todo desde que finalizó el estado de alarma, son muchos los valencianos que han optado por la vía privada para someterse a las pruebas que certifiquen si son portadores del virus o lo fueron en su día.