Casa Caridad bate el récord de atención a personas necesitadas, la cifra más alta de los últimos cinco años

La ONG repartió durante el estado de alarma más de 12.000 raciones de alimentos

Casa Caridad habilita ayudas económicas adicionales a sus usuarios para afrontar la crisisLa RazónLa Razón

Ante la situación excepcional derivada de la crisis sanitaria, Casa Caridad ha tomado medidas adicionales para hacer frente a las nuevas circunstancias derivadas de la Covid-19. “La entrega de vales canjeables en supermercados, ayudas destinadas a sufragar los gastos de alquiler o la gestión del Ingreso Mínimo Vital son algunas de las medidas extraordinarias que desde Casa Caridad hemos tramitado, con el objetivo de adaptarnos a las consecuencias que la pandemia ya está dejando”, señala Luis Miralles, presidente de la Asociación Valenciana de Caridad.

Además, durante los meses del estado de alarma, se han repartido más de 12.000 raciones de comida tanto en el comedor social, con los usuarios albergados, como en el reparto de kits de alimentos para aquellas personas que tienen algún recurso habitacional. “Las grandes olvidadas de esta pandemia están siendo las personas en riesgo de exclusión social porque son personas que no tendrían ni alojamiento ni acceso a alimentos sin la ayuda de entidades como la nuestra”, asegura Miralles.

Durante este tiempo, Casa Caridad ha realizado también más de 2.000 atenciones telemáticas para dar respuesta a las necesidades y dudas que ha generado esta situación excepcional. La mayoría de las consultas han estado relacionadas con la coyuntura generada por la Covid-19 o la tramitación de ayudas administrativas. Ante el empeoramiento de la situación económica derivada de la pandemia del coronavirus, muchos usuarios –en su mayoría padres y madres de las Escuelas Infantiles– han perdido su empleo o se encuentran en situación de ERTE. Por ello, la asociación ha visto la necesidad de adaptarse a esta nueva coyuntura económica adoptando así nuevas medidas para sufragar los gastos de alquiler, facturas y cualquier necesidad alimentaria que estas personas puedan tener.

“Una de las prioridades fundamentales durante este periodo ha sido velar por la seguridad de usuarios y trabajadores al tiempo que se asegura la atención necesaria a todas las personas que precisan de nuestros servicios”, destaca Guadalupe Ferrer, gerente de la Asociación. En esta línea, con la desescalada, Casa Caridad ha habilitado un servicio de cita previa para atender a los usuarios que requieran una entrevista presencial.

2019, un año de récord

Casa Caridad, además, ha presentado su memoria anual en la que se ve reflejado el aumento, de nuevo, del número de atenciones a las personas más necesitadas: un 4,2 por ciento más que el año anterior. El número de actuaciones realizadas por la Asociación durante 2019 asciende a 454.227, la cifra más alta de los últimos 5 años.

Cerca del 50 por ciento de las personas que solicitan ayuda a Casa Caridad, en recursos como el comedor o albergue, tienen entre 41 a 65 años. Un colectivo cuyo acceso al empleo se complica con el paso del tiempo y con el que Casa Caridad trabaja su reinserción social de una manera especialmente comprometida, a través de talleres como el de orientación laboral, en el que se les informa, forma y acompaña en el proceso de búsqueda de empleo. En esta línea, hay que señalar que el equipo de Trabajo Social de la Asociación ha realizado más de 2.000 atenciones por vía “online” durante el tiempo del estado de alarma por la crisis sanitaria del Coronavirus.

Mujeres en los albergues

Un año más, los albergues de Casa Caridad en Pechina y Benicalap han permanecido con una ocupación del cien por ciento. En total, el año pasado se registraron más de 45.000 pernoctaciones, lo que supone un aumento del 3,2 por ciento con respecto al ejercicio anterior. Además, cabe destacar que el 40 por ciento de las personas alojadas en los albergues son mujeres que llegan solas o acompañadas de sus parejas e hijos. “A los recursos habitacionales de Casa Caridad vamos a sumarle este año el nuevo proyecto Fénix Sanchis Bergón, un edificio con ocho viviendas supervisadas con capacidad para 40 personas con el objetivo de ofrecer un nuevo servicio para usuarios que estén en una última fase de adquirir su independencia y dotar a la ciudad de Valencia de un nuevo recurso para personas en situación de sin hogar”, ha apuntado Luis Miralles.

Así, uno de los objetivos de la Asociación con Fénix Sanchis Bergón es destinarlo a familias para reproducir las condiciones de un hogar ya que este colectivo sigue siendo una de las preocupaciones de Casa Caridad, que el año pasado realizó cerca de 7.500 actuaciones en el marco del Programa Escuela-Familia, y ayudó en la búsqueda de empleo, vivienda o formación a los padres y madres de los 165 niños de entre 1 y 3 años de las Escuelas Infantiles.

Sobre Casa Caridad

Casa Caridad Valencia es una institución benéfica privada, declarada de utilidad pública, dedicada a resolver las necesidades más básicas de las personas sin hogar y en riesgo de exclusión social. Actualmente sus servicios incluyen comedores sociales, albergues, escuelas infantiles, centro de día, programas de higiene y salud, salidas de ocio y tiempo libre y programas de búsqueda de vivienda y empleo. Además de la sede central, la entidad benéfica cuenta con un Multicentro Social en Benicalap Valencia desde el que se atiende a personas convalecientes y familias desestructuradas. Cada año reparte más de 300.000 raciones de alimento, sus albergues acogen más de 40.000 pernoctaciones de personas sin hogar y las escuelas infantiles (en Pechina, Benicalap y Torrent) atienden a más de 150 niños de 1 a 3 años. A través de estos servicios, el departamento de Trabajo Social apoya la reinserción social mediante un seguimiento personalizado. Casa Caridad cuenta con la colaboración de más de 250 voluntarios.