El Ayuntamiento de Gandía extrema los controles por el rebrote de coronavirus

Los casos contagiados se han triplicado en las últimas horas

El rebrote en la localidad de Gandía hace temer un retroceso de fase. En la imagen, la playa de GandíaNatxo FrancésEFE

El Ayuntamiento de Gandía va a extremar las medidas de control para tratar de frenar la expansión del coronavirus en su localidad, después de que se hayan detectado ya más de 30 casos positivos entre la población, siendo el origen del rebrote una reunión familiar.

El de Gandía, es el rebrote que más preocupa en la Generalitat valenciana, de los 15 confirmados hasta última hora de la tarde del jueves.

El uso del mascarillas, la posible reducción de los aforos y el cumplimiento del distanciamiento serán algunas de las medidas principales según fuentes municipales.

También se prevé la contratación inmediata de informadores sobre el Covid que recuerden a la población la necesidad de cumplir la norma.

El uso de mascarillas es algo en lo que también ha incidido el PP de la localidad, que quiere que sea obligatorio. El portavoz municipal, Víctor Soler, ha solicitado al presidente Puig, que decrete de forma inmediata el uso obligatorio, a todos los niveles de las mascarillas para todos los ciudadanos de la Comunitat Valenciana, como han hecho ya otras Comunidades Autónomas.

“No podemos permitir que todo el trabajo bien hecho por parte de la ciudadanía en tiempo de confinamiento nos haga ahora retroceder de fase con el peligro que eso supondría para la salud en general y para la economía en particular”.

Soler ha solicitado a la Conselleria de Sanitat que “aumente el número de rastreadores en nuestra ciudad, para poder identificar, aislar y controlar el rebrote de Covid que se ha producido estos días en nuestra ciudad.”

Por último, desde el PP piden que se extreme la vigilancia y el control por parte de Policía Local e informadores en todos aquellos eventos que puedan suponer acumulación o afluencia masiva de gente, y que el Ayuntamiento de Gandia se replantee posponer actos o eventos masivos a otras fechas, cuando la situación sanitaria este más controlada debido a los últimos casos de rebrotes