El incendio de la Vall de Gallinera, perimetrado tras arrasar 160 hectáreas

El viento de levante podría avivar algunos focos

El incendio forestal que se inició ayer en Villalonga (Valencia) y pasó después a la Vall de la Gallinera (Alicante) ya está perimetrado y esta tarde podría quedar estabilizado tras haber arrasado ya unas 160 hectáreas, según el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel.

En declaraciones hechas en el puesto de mando avanzado (PMA), Ángel ha anunciado que ya no hay llama en este incendio pero aún quedan "puntos calientes" que se están combatiendo, desde los medios aéreos, con productos retardantes y agua.

Ha destacado la complejidad del dispositivo de control y extinción del fuego debido a las adversas condiciones meteorológicas de ayer y de hoy, con mucho calor -máximas cercanas a los 40 grados- y viento en la zona, así como por la orografía del terreno, pues en algunos puntos hay desniveles del 70 por ciento.

El responsable autonómico ha admitido que estamos en unas horas "críticas", especialmente hasta mitad de tarde, por el creciente calor y el viento de levante que podrían reactivar alguno de los conatos del incendio.

Asimismo, ha alabado la "excelente" coordinación entre todas las Administraciones implicadas, sobre todo porque ayer por la tarde hubo que dividir el operativo en esta zona ante la declaración de dos incendios forestales más en zonas colindantes del interior norte de Alicante, los de Castell de Castells y Castell de Guadalest (el primero ya controlado y el segundo, extinguido).

Según el Centro de Coordinación de Emergencias, en estos momentos trabajan en la zona diecisiete medios aéreos (seis aviones y once helicópteros), así como diez dotaciones de los Bomberos de Alicante, cinco dotaciones de bomberos forestales de la Generalitat, autobombas, brigadas y agentes medioambientales.