El Gobierno valenciano mantiene la fecha prevista para el inicio del curso 2020-2021

El protocolo sanitario de los colegios afirma que no se ha demostrado el efecto de contención que pueda tener el cierre de las escuelas sobre la expansión del coronavirus

Educación y el Ayuntamiento continúan con la desinfección de los centros educativos
Una trabajadora del servicio de limpieza desinfecta las sillas y los pupitres de una clase de infantil del colegio CEIP 103 de ValenciaManuel BruqueEFE

El curso escolar comenzará el próximo 7 de septiembre. La fecha prevista se mantiene, según han confirmado a LA RAZÓN desde la Conselleria de Educación. Descartan, por ahora, que pueda producirse retrasos sobre la fecha prevista, si bien es cierto que todo depende de la evolución de la pandemia.

A día de hoy parece que no habrá cambios. El conseller de Educación, Vicent Marzà y la de Sanidad, Ana Barceló, han mantenido una reunión “rutinaria” esta mañana de la que no ha trascendido ninguna novedad.

El número de contagios va en ascenso, la situación es muy diferente a cuando se cerró el protocolo sanitario, el pasado 31 de julio. Sin embargo, fuentes de la Generalitat indican que las nuevas restricciones que comenzaron a aplicarse el pasado martes 18- y que tienen una vigencia de 21 días-tendrán efecto la próxima semana.

Es decir, confían en que la curva comience a bajar justo antes de la fecha prevista de inicio de curso, aunque para entonces la gran parte de las escuelas infantiles ya habrán abierto sus puertas- suelen hacerlo los primeros días del mes-.

¿Por qué las clases deben ser presenciales?

En el protocolo sanitario para los centros escolares se argumenta la necesidad de retomar la actividad presencial porque el cierre de los colegios “ha generado un aumento de las desigualdades”. Eso sí, “se debe hacer adoptando una serie de medidas de protección y prevención frente a la covid”.

Es más, insiste en que no está demostrado que, como medida restrictiva para el control de la epidemia, sea más efectiva que otras medidas, “como el de las empresas o el de control de otros tipos de interacciones sociales”.

Añade que el cierre de los colegios está justificado en el contexto de epidemias gripe estacionales o de gripe pandémica. “No obstante, este efecto no es tan claro en el caso del SARS-CoV-2″ puesto que este virus tiene una “dinámica de transmisión que afecta principalmente a adultos y a personas mayores”. Al contrario de lo que ocurre con otras infecciones, sus tasas de ataque son más altas en la infancia que en la población adulta.

El protocolo recoge también la experiencia de otros países. “En Taiwan la propagación de la covid-19 se minimizó sin el cierre generalizado de los colegios” y añade un estudio realizado en Irlanda sobre niños que se habían infectado antes suspender las clases que no logró detectar ningún caso de transmisión secundaria. “Esto refuerza nuevamente la idea del cuestionable papel que tiene los niños y niñas en la transmisión de la enfermedad”.