La Comunitat Valenciana cambia el plan de inicio de curso, la vuelta será progresiva del 7 al 11 de septiembre

Educación da autonomía a los centros para organizarse, según sus condiciones

El CEIP Jaume I de Catarroja, colocan los parabanes, realizados con unos percheros y una lámina de plástico transparente, con los que separar los espacios en el comedor del colegio, un espacio en el que han pasado de tener mas de 130 niños a poco más de 60
El CEIP Jaume I de Catarroja, colocan los parabanes, realizados con unos percheros y una lámina de plástico transparente, con los que separar los espacios en el comedor del colegio, un espacio en el que han pasado de tener mas de 130 niños a poco más de 60Manuel BruqueEFE

El conseller de Educación, Vicent Marzà, y el secretario autonómico, Miquel Soler, han acordado este viernes junto a sindicatos de la enseñanza, representantes de las AMPA, las patronales de la enseñanza concertada, asociaciones de directores y representantes del alumnado que la vuelta a las aulas se hará de forma progresiva entre el 7 y el 11 de septiembre.

Marzà ha defendido que es positivo que se dé un margen de maniobra a los colegios. Sin embargo, no ha marcado una pauta general, sino que son los centros los que toman la decisión de si realizan esta entrada escalonada.

“Unos decidirán que todo el alumnado vaya a clase desde día 7, porque sus circunstancias son favorables, como puede ser un centro pequeño o un CRA; y otros elegirán entrar por grupos o etapas educativas, poco a poco, porque consideren que es mejor para su contexto”.

Por su parte, el secretario autonómico Miquel Soler ha añadido que “los directores de los centros educativos, las organizaciones sindicales y las familias consideran adecuada esta decisión”.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, se han repasado todas las medidas de seguridad, protección e higiene determinadas para el inicio de curso desde hace unas semanas y concretadas en el aumento de profesorado, la reducción de ratios, el establecimiento de grupos de convivencia estables y de grupos de alumnos con distancia interpersonal de un metro y medio.

También las medidas de higiene, la desinfección de los centros educativos, la señalética de los espacios comunes del centro, el comedor escolar, el transporte escolar, las medidas para el patio y el establecimiento del espacio covid-19 en cada centro educativo.

Asimismo, se ha tratado el mecanismo específico para garantizar una coordinación ágil y efectiva entre los centros educativos y los centros de salud en caso de detectar contagios.

También se ha explicitado “la adaptabilidad de los planes marcados a la evolución de la pandemia con la incorporación por determinación de las autoridades sanitarias de la medida de refuerzo de obligatoriedad de llevar mascarilla por parte del profesorado, el personal de los centros y el alumnado a partir de 6 años en todos los espacios educativos”.

El control de la temperatura se hará en casa

Por lo que respecta al control de la temperatura del profesorado, el alumnado y el personal de los centros educativos, Educación ha informado de que no se hará en el centro. Con todo, ha insistido en que es muy importante llevar el control antes de salir de casa, ya que es un indicativo de posible sintomatología compatible con la COVID-19″.”Todos estamos para actuar con la máxima prudencia y si tienen fiebre, no deben acudir al centro educativo y deben contactar con su centro de salud por el bien de todos”, ha explicado el secretario autonómico Miquel Soler.

Aparte del control de temperatura, que se hará en casa, los centros educativos dispondrán de material al respecto por si hay necesidad de tomar la temperatura en horario escolar y activar el protocolo de coordinación con el centro de salud de referencia en caso de que la persona tenga fiebre.