Alicante urge al Consell a abrir las terrazas de pubs y el ocio nocturno

El alcalde de la ciudad considera que se están produciendo agravios comparativos con las terrazas

El Ayuntamiento de Alicante ha pedido al Consell que permita la apertura de las terrazas de los pubs y establecimientos de ocio nocturno al igual que ocurre con las cafeterías y restaurantes. Así lo ha explicado hoy el alcalde de la ciudad, el popular Luis Barcala, en una visita a las cocheras de la concesionaria de autobuses, Masatusa, donde ha explicado que está de acuerdo en que no se abra el interior de esos locales pero no así sus terrazas.

Para el alcalde alicantino, la restricción de la Generalitat es tan “genérica que provoca agravios comparativos que no tienen ningún sentido” ya que “tienes una terraza abierta de una cafetería, otra abierta de un restaurante y a continuación la del pub cerrada porque esa actividad ha sido suspendida”.

Ante esta situación, el consistorio se ha dirigido a la Conselleria para que “tenga en cuenta esa peculiaridad y dé la opción de que las terrazas estén abiertas” ya que en ese espacio abierto se puede conseguir la distancia social deseada con separación entre las mesas y el uso de mascarillas.

”Que en el interior no es conveniente (la actividad), de acuerdo”, ha apuntado Barcala antes de añadir: “pero no cierres toda la actividad porque no tiene ningún sentido”.

El político del PP ha señalado que la patronal de ese ocio nocturno Alroa ha pedido al ayuntamiento cambiar su tipo de licencia para conseguir la apertura de las terrazas, ante lo cual ha advertido de que “ojo” porque eso sería “eludir una norma por la puerta de atrás”.

Aunque ha recordado que su equipo de gobierno ha adoptado “decisiones valientes cuando jurídicamente” ha podido, no se ha mostrado partidario de “abrir puertas de atrás para que se pueda hacer o que no está previsto” sino que quien tiene que tomar la determinación, la Generalitat, “varíe” la prohibición en cuanto a las terrazas para lograr el objetivo.

Sin embargo, el alcalde ha confesado que la Conselleria aún no ha contestado.

En otro orden de cosas, ha indicado que el servicio de transporte de autobús durante el confinamiento ha arrojado pérdidas de entre 5 y 6 millones de euros, cantidad que ahora se reclama al Gobierno central, pero ha proseguido que esta actividad era esencial por lo que, en última instancia, dan el dinero gastado por bueno.

Del arranque del curso escolar, Barcala ha cuestionado la previsión de la Generalitat y se ha preguntado cuál será el “plan b” si se diera la circunstancia de que un centro no puede dar clases presenciales.