Así será la Educación Física en los colegios

Comba, bailes y menos deportes en equipo para evitar el contagio de covid

Actividades individuales como saltar a la comba, el frisbi (disco volador) o baile, y la mayor presencia posible al aire libre son las recomendaciones para adaptar la asignatura de Educación Física a la situación de pandemia, frente a otros deportes de equipo y de contacto como el fútbol o el judo.

Así se recoge en unas infografías fruto del inminente convenio entre la Federación de Enseñanza de CCOO PV y el grupo de Investigación Actividad Física, Educación y Sociedad de la Universitat de València (UV) para que los profesores de Educación Física tengan un instrumento para una vuelta segura.

Con la garantía del cumplimiento de todas las normas sanitarias que establecen las autoridades, las recomendaciones y orientaciones, “de carácter muy visual”, quieren “dar respuesta a las necesidades del profesorado” de esta asignatura y se han desarrollado con su colaboración.

La secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO PV, Xelo Valls, y el miembro del grupo de Investigación Jorge Lizandra han presentado este martes la iniciativa, con la que pretenden “ayudar a reducir la alarma social” ante la “necesidad” de volver al colegio y a “las clases de educación física”.

La iniciativa incluye, como principios, que los alumnos hagan con la familia las actividades que no puedan hacer en clase, desarrollar actividades sociomotrices con criterios de seguridad, apoyarse en las nuevas tecnologías, fomentar actividades que reduzcan el impacto medioambiental y respetar la diversidad socioeconómica, física y sexual.

Valls ha destacado que las medidas son fruto de un convenio con el grupo de investigación cuyo “formalismo” se realizará en breve, y ha valorado que las propuestas pretenden ser un “instrumento” para el profesorado de Educación Física de Primaria y Secundaria y dar “pistas” al resto de docentes del otras áreas.

Lizandra ha explicado que la idea surgió con los propios profesores de la asignatura tras la “incertidumbre” del final del curso pasado y ha considerado que son una “solución sencilla y sugerente para estimular el desarrollo de su práctica docente”.

Ha detallado que junto a unas normas generales de rutinas higiénicas y de distanciamiento, las infografías se han desarrollado en cuatro bloques: condición física y salud, juegos y deporte, expresión corporal y actividades adaptadas al medio natural.

En el primer bloque destaca saltar a la cuerda, como una actividad que a una actividad que se puede desarrollar con una alto o bajo impacto y que equivaldría a veinte minutos de carrera continua, y apunta que puede realizarse con música y crear diferentes pasos.

Entre los juegos y deportes, apuesta por los de cancha dividida como el tenis, otros como el golf o la petanca, juegos populares (pilota o sambori) y adaptados, así como juegos de invasión con disco y sin contacto físico.

En el apartado de expresión corporal, plantea poder hacer coreografías de baile o danza individuales, con las que puedan hacerse un montaje manteniendo las distancias y entre las propuestas en el medio natural, se apunta, por ejemplo, correr, ir en bici o la orientación con brújula, con separación y en grupos pequeños.

”Lo importante era repensar la asignatura”, ha apuntado Lizandra, quien, respecto al uso de la mascarilla, ha dicho que hay que seguir las recomendaciones generales de utilizarlas, aunque podría prescindirse de ella, “si se puede garantizar la distancia” y en ejercicios de “gran implicación física”.

Además, ha resaltado que la actividad física es esencial para la socialización y ha considerado “injusto” que “se pudiera apuntar a esta asignatura ante la posibilidad de rebrotes” en la vuelta a las aulas porque, como las actividades plásticas o musicales, fueron “una solución, no un problema”, en el confinamiento.