El cura de L' Enova (Valencia) da positivo en covid tras celebrar varias comuniones

Sanidad ordena la realización de PCR a 120 personas de varios municipios

Alrededor de un centenar de vecinos de L'Énova- que tiene una población de 900- y una treintena de Sant Joanet -480-ha acudido este jueves a dos centros de salud a realizarse las pruebas PCR, después de que el párroco de la localidad diera positivo dos días después de celebrar la comunión de seis niños en la parroquia este domingo.

El párroco de L'Énova comenzó a sentirse mal el martes y acudió a practicarse la prueba, que dio positivo, y comunicó el resultado al alcalde, al centro de salud de su área y al vicario episcopal, según informan fuentes del Arzobispado de Valencia.

En la celebración de la comunión llevaba puesta la mascarilla y guantes, siguiendo las medidas de precaución que se están aplicando en todas las parroquias, según estas fuentes.

La iglesia se ha desinfectado y en el templo podrán celebrarse misas por parte de otros sacerdotes de la zona, ya que el párroco de L'Énova, que también atiende el municipio de Sant Joanet, está confinado.

Las pruebas a los vecinos de L'Énova se están realizando en el centro de salud de La Pobla Llarga y, según su alcaldesa, Neus Garrigues, vecinos de este municipio acudieron a las comuniones de L'Énova -a unos cinco kilómetros- el pasado domingo.

El alcalde de L'Énova, Tomás Giner, ha explicado a Efe que ayer miércoles se hizo un rastreo para conocer los contactos directos del párroco y se identificó a entre 80 y 100 personas, entre ellas los niños que tomaron la comunión, que han ido hoy a hacerse la prueba al centro de salud, donde se ha habilitado una vía para que los afectados se coloquen en paralelo dentro de sus vehículos para someterse a la PCR.

Se espera conocer los resultados este viernes, o el sábado, según ha comunicado el coordinador del centro al alcalde.

Giner ha señalado que ayer había “mucha confusión y nerviosismo” en el pueblo -de 900 habitantes- y a lo largo de la mañana de hoy la población está “más tranquila” aunque en “una calma tensa” a la espera de los resultados.

El alcalde ha afirmado que le consta que el párroco usa mascarilla en los actos religiosos y se desinfecta las manos con frecuencia, y los feligreses guardan la distancia de seguridad.

Se da la circunstancia de que ni en L'Énova ni en Sant Joanet ha habido ningún contagiado desde que se acabó el estado de alarma. Solo al prinicipio del confinamiento se produjeron 3 ó 4 contagios de una misma familia y un fallecido.

En el municipio se habían adoptado medidas preventivas en el centro escolar -secciones en el patio, toma de temperatura y labores continuas de desinfección-, en el consultorio médico y en el ayuntamiento, y ha sido en la iglesia, que no es de competencia municipal, donde se ha detectado un positivo, ha señalado el alcalde.