Las asociaciones esperan bajada de ingresos y de personal a raíz de la covid

Según un estudio de la Fundació Horta Sud

Bajada de ingresos, reducción de personal, ausencia de fondos de reserva e incertidumbre ante la reapertura de los locales y la realización de actividades son los principales retos a los que se enfrentan las asociaciones de la Comunitat Valenciana a raíz de la crisis de la covid-19.

Así lo refleja un estudio elaborado por la Fundació Horta Sud entre 50 asociaciones sobre el impacto del coronavirus en el tejido asociativo de la Comunitat, según el cual el 65 por ciento de las asociaciones prevé una bajada de ingresos a través de las cuotas de socios, de los ingresos por actividades, de donaciones y de aportaciones de empresas.

El estudio atribuye esa bajada de ingresos a que la incertidumbre ha llevado a muchas personas a no renovar la cuota o no inscribirse en actividades, y añade que, como consecuencia de la bajada de ingresos, casi el 20 por ciento de las asociaciones contempla una reducción del personal que tiene contratado, indican fuentes de esta fundación.

Además, el 60 por ciento de las entidades no dispone de un fondo de reserva para hacer frente a la crisis, a lo que se une el carácter finalista de las subvenciones públicas, que solo se conceden para la realización de actividades concretas y que suelen cubrir solo un tercio de los gastos totales de las asociaciones.

El 70 por ciento de las asociaciones considera que esta crisis tendrá “un grave impacto” en el tejido asociativo, por lo que demandan nuevas fórmulas para afrontarla de manera conjunta entre la sociedad civil y las instituciones públicas.

Una de las principales preocupaciones de las asociaciones reside en cómo adaptar las nuevas medidas de seguridad, tanto en las actividades que organizan como en sus locales, y también les preocupa cómo reconstruir el tejido asociativo una vez que la pandemia haya remitido.

Del estudio se desprende que el 2 por ciento de las asociaciones se plantea su disolución, por las dificultades que atraviesan y las previsiones de futuro “nada favorables”, mientras que reclaman que las instituciones públicas mantengan las subvenciones y lancen nuevas convocatorias.

Las asociaciones coinciden que la crisis puede ser un buen momento para replantearse la estrategia del tejido asociativo y explorar nuevas fórmulas de unión entre asociaciones, como las fusiones entre asociaciones o las federaciones que aglutinan a diferentes entidades.