Oltra expone a Montero la subida de la renta de inclusión para prostitutas

Pretende una subida de 320 euros

La consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha expuesto este jueves a la ministra de Igualdad, Irene Montero, la propuesta de reformar la renta valenciana de inclusión para aumentar en 320 euros la prestación a mujeres que ejercen la prostitución para que puedan salir de esa situación.

Oltra, que se ha reunido por videoconferencia con la ministra, ha indicado que esta propuesta busca fomentar que las mujeres prostituidas puedan abandonar esa práctica, mediante una prestación económica y también un itinerario para que puedan tener un proyecto de vida “independiente, alternativo y digno que cualquier mujer se merece”.

La vicepresidenta del Consell ha explicado que durante el encuentro se han tratado también los dos ejes prioritarios del Ministerio para los próximos meses, como son la lucha contra las violencias machistas y la reflexión sobre los cuidados en la sociedad.

Sobre el primero, ha indicado que no solo se trata de la violencia de género, sino también de las agresiones sexuales y de la explotación sexual, pues la prostitución es “una manera de ejercer la violencia contra las mujeres”.

Además, ha explicado que, en lo que va de año, los Centros Mujer 24 Horas han atendido a más de 9.000 mujeres en la Comunitat Valenciana, y los Centros Mujer Rural, cuyos profesionales se desplazan adonde está la mujer víctima de violencia de género, ha llevado a cabo 6.000 atenciones.

Respecto a las personas que cuidan a personas, la Conselleria ha indicado que en esta pandemia se han revelado como “esenciales”, porque es lo que “sostiene la vida” y mayoritariamente lo hacen las mujeres, lo genera además “la economía de las tres 'c': criar, cuidar y curar” que “no se puede parar”.

Oltra ha reivindicado las “buenas prácticas” que lleva a cabo la Generalitat para poner el cuidar “en el centro de la vida y de la economía, y no de manera periférica”, porque la mayoría de estos trabajos no tiene la remuneración ni el prestigio que les corresponde, pese a que son “esenciales”.