La Costa Blanca pide un plan turístico de “semáforos” con destinos seguros

Mazón considera que la Costa Blanca es tan segura como cualquier barrio de Londres

Una política turística de “semáforos” que identifique a los diferentes destinos de España con el color rojo, intermitente o verde y que incluya a la Costa Blanca de Alicante de este último color como un lugar “seguro y preparado” para recibir visitantes durante la pandemia de la covid-19.

Así lo ha pedido el presidente de la Diputación de Alicante y del Patronato de Turismo Costa Blanca, Carlos Mazón, del PP, en la inauguración de la jornada “Turismo en tiempos de pandemia. Claves y Alternativas para la recuperación del sector”, organizadas en la biblioteca del Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ).

Unos días después del “error” del Gobierno de cancelar el programa del Imserso, que tiene en Benidorm y otros lugares de la Costa Blanca alguno de sus principales destinos, Mazón ha explicado que la UE empieza a ver favorablemente una “política de semáforos”.

“No podemos tener todo el territorio nacional con un semáforo en rojo cuando hay ciudades o destinos donde puede estar en intermitente o con el semáforo en verde, para que cualquiera lo pueda visitar” como ocurre, en su opinión, con la Costa Blanca alicantina.

La cancelación del Imserso para este año “no se comparece con la realidad” del destino de Alicante, donde “se está preparado” para atender con seguridad a los visitantes, y ha recalcado que antes de la supresión cabían alternativas “intermedias” como un aplazamiento u otro tipo de planes.

Mazón ha insistido en que en ciudades como Benidorm, Alicante o Torrevieja “se está, como mínimo, igual de seguro que en cualquier barrio londinense”, y ha lamentado que no hayan sido defendidos de igual manera como corredor seguro por el Ejecutivo central como sí cree que ha pasado con Canarias.

“En las peores circunstancias, somos capaces de recibir a gente que quiere disfrutar de los encantos y atractivos de Alicante”, ha recalcado.

Ha explicado que la Universidad de Alicante (UA) sigue desarrollando planes de turismo idiomático para jóvenes estudiantes europeos interesados en aprender castellano y se ha preguntado en voz alta cómo, al mismo tiempo, “no pueden venir unas cuantas personas de la tercera edad desde, por ejemplo, Toledo”.

Mazón ha urgido a “no bajar los brazos antes de tiempo” con medidas de este tipo y a defender activamente el sector del turismo “frente a quien toque y no contra nadie” porque los sectores turísticos alicantinos son “maduros y fuertes” y saben hacer frente a las implicaciones de la actual pandemia de la covid-19.

El presidente de la Diputación y del Patronato Costa Blanca también se ha referido a la ampliación de las restricciones al ocio nocturno aprobadas por la Generalitat Valenciana, al considerar que es una “mala noticia” que no llega en un buen momento.

Entre los atractivos de Alicante, ha citado la próxima inauguración en el MARQ de una exposición con piezas originales de los Guerreros de Xi’an, gracias a unas negociaciones con el Gobierno de China que “no han sido fáciles” pero que garantizarán “un corredor cultural-sanitario-turístico”.

“Hay cultura en Alicante en tiempos de pandemia, y hay turistas culturales”, según Mazón, quien ha confiado en que la exposición de los Guerreros de Xi’an se convierta en “un revulsivo importante” en estos tiempos de la pandemia global.

Acentuar la seguridad y acabar la excesiva dependencia de turoperación

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha avanzado esta mañana los principales factores que necesita el sector tras el estallido de la pandemia de Covid-19, entre ellos acelerar la readaptación del turismo, incorporar la seguridad en todos sus conceptos y “programar el final de la excesiva dependencia de la turoperación”.

Estas son, a su juicio, las medidas fundamentales para que el sector no “salga tocado reputacionalmente de esta crisis”. Colomer ha hecho estas declaraciones en el mismo foro que Mazón.

En su intervención, Colomer ha destacado la capacidad de adaptación del sector y de “aprender de las lecciones” que ha dejado la emergencia sanitaria. “Me pregunto si otros sectores de la economía lo tienen tan claro, sospecho que no”, ha sentenciado. El secretario autonómico ha remarcado que en la Comunitat Valenciana hay que vencer “el silogismo” de que, “como dependemos tanto del turismo, estamos mal”. “Hay que ser un poco visionarios”, inocular “cierto virus de locura”, ha continuado, para transmitir a la sociedad “lo que representa el futuro y adaptarnos a lo que vendrá”. “Hay que acelerar entre todos” en la puesta en marcha de nuevas estrategias turísticas para “llegar antes y anticiparnos” al resto de destinos. En su opinión, “el sector necesita una estrategia que marque el camino” y demostrar que “no es un sector marginal, residual, que no aporta valor”. La respuesta, ha considerado Colomer, está en apuntalar la transformación digital, la toma de decisiones, las destrezas y habilidades de la hospitalidad mediterránea y la defensa del producto. También es crucial, ha señalado Colomer, la atención al “capital humano del sector”. “No podemos rebajar los sueldos”, ha declarado, “ni relajar las exigencias de sostenibilidad” de un sector que agrupa a “33 subsectores con sus gremios y sus profesionales que viven del turismo directa o indirectamente”. “La pulsión de visitar Alicante”, ha puesto como ejemplo, “perdura, esa es la buena noticia”. Para Colomer, “el optimismo marca el sector” y el hecho de que los visitantes escojan la Comunitat Valenciana para disfrutar de sus días de ocio “no es un castigo ni una penitencia, sino una bendición”.