Incertidumbre entre los familiares de los autistas confinados

La Asociación de Padres Autistas advierten del gravísimo daño emocional que causa la orden que les impide volver a sus casas

El lunes 29 acaba la segunda prórroga del confinamiento para los jóvenes con autismo que residen en el centro Infanta Leonor de Alicante. Sin embargo, los familiares todavía no saben si la Conselleria de Sanidad volverá a prohibir su salida de esta residencia, como ya hizo cuando acabó la primera cuarentena, decretada el pasado 31 de agosto.

El secretario de la Asociación de Padres de Autistas de la Comunitat Valenciana (APACV), Fernando Bayo, volvió a ayer a pedir a la Conselleria de Sanidad que levante esta restricción que considera absurda y que está causando graves daños psicológicos a los jóvenes puesto que están acostumbrados a pasar el fin de semana con sus familias.

«Están desesperados, deberían ponerse en su lugar. Se piensan que les hemos abandonado». Bayo afirma que están muy nerviosos y que la presión emocional a la que se están viendo sometidos está provocando que se autolesionen. Bayo pudo comprobarlo ayer, puesto que vio a su hijo a través de un cristal.

Denuncia que ni en la Conselleria de Sanidad ni en la de Políticas Inclusivas, que prohibe que puedan pernoctar en casa, han contestado en todos estos días a sus reclamaciones.