La viuda negra dice que vio al asesino pero que no lo identificó

Concepción Martín está acusada de matar a su marido con quien se había casado 20 días antes

Concepción Martín, Conchi, conocida como la viuda negra de Alicante, ha defendido su inocencia ante el jurado popular que la enjuicia junto a su supuesto cómplice y ha alegado que el asesino de su marido fue un hombre al que no pudo identificar.

En la primera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial alicantina, también ha señalado que, antes de morir, la víctima, José Luis Alonso, un camionero de Cantabria jubilado de 69 años, le dijo entre balbuceos que “el refrán no es como tú dices” y que “mi hijo me la ha clavado en el corazón”, aunque no ha podido explicar el sentido de ninguna de las dos frases.

Martín declara hoy como acusada de asesinar al hombre con el que acababa de casarse apenas 20 días antes, y junto a ella se sienta su presunto cómplice, Francisco Pérez, en un caso que despertó un gran interés y seguimiento por parte de los medios de comunicación.

Ambos se enfrentan a 30 y 28 años de prisión, respectivamente según la petición de la Fiscalía, por el delito de asesinato con las agravantes de ensañamiento y aprovechamiento de las circunstancias de lugar y tiempo. En el caso de Conchi, además, se suma la de parentesco.

Los hechos tuvieron lugar el 20 de agosto de 2018 en torno a las 22 horas en un aparcamiento frente al mar en La Albufereta, donde la ‘viuda negra’ se citó con el hombre con el que se había casado el día 4 de ese mismo mes para celebrar una cena romántica en un restaurante próximo, “a ver la luna y las estrellas y a echar flores a los niños”, en memoria de dos abortos que sufrió en el pasado.

En un largo interrogatorio tanto del fiscal como de la acusación particular, la acusada ha tratado de argumentar todas las contradicciones en las que, en opinión de los acusadores, ha ido incurriendo en sus declaraciones previas y en el mismo banquillo en el que se ha sentado hoy.

La comparecencia de Martín ha tratado de alejar la versión de la de la agente de la Policía Nacional de paisano que observó los hechos desde un lugar cercano y que facilitó su detención.

Esta testigo, que declarará mañana, señaló que vio a Conchi y a Francisco atacar a José Luis, quien falleció tras recibir más de 20 heridas en cuello y pecho con un objeto punzante.

Conchi, por el contrario, ha declarado que cuando llegaron al lugar de los hechos, fue Francisco el que intentó socorrer a la víctima, que ya había sido atacado por un tercero.

Otro aspecto que ha tratado de aclarar es su intermitente uso de una silla de ruedas (sobre todo el día de su detención y los posteriores), que ha achacado a que sufre una fibromialgia que, en ocasiones, le impide cualquier movimiento.

Esa misma dolencia le causa mucho frío, ha sostenido, y es la causa de que aquel día llevara mucha ropa, gorra y guantes, pese a ser una noche de agosto.

A la comparecencia de Conchi, interrumpida por un receso para comer, le seguirá la de su supuesto cómplice, Francisco Pérez.

Además de la petición de fiscalía, la acusación particular, que representa a los hijos del fallecido, solicita 31 años de cárcel para ambos por el delito de asesinato con las agravantes de alevosía, ensañamiento, uso de disfraz, abuso de superioridad y aprovechamiento de las circunstancias del lugar, tiempo o auxilio de otras personas.