Los hoteleros valencianos reclaman a Ribó un “plan de choque urgente”

“La respuesta de las autoridades municipales ha sido nula”, denuncia el sector

El sector del turismo, sin duda uno de los más castigados por la actual crisis sanitaria, ha llegado al punto de “insostenible” para muchos hoteleros, y con pocas o ninguna perspectiva de mejora. Ante esta situación, “la respuesta de las autoridades municipales ha sido nula”, por lo que los representantes de HOSBECValencia reclaman un plan de choque urgente con medidas que incluyan bonificaciones fiscales y una estrategia activa de comunicación al mercado.

Medidas urgentes para el sector

Tras varias reuniones sin resultado con representantes del Ayuntamiento de Valencia para abordar la problemática y plantear medidas concretas, los representantes de HosbecValencia reclaman deducciones y bonificaciones fiscales como la reducción del Impuesto de Actividades Económicas, de la tasa de basuras, o del IBI, impuesto este último que, lejos de reducirse, se ha aumentado para esta anualidad en la ciudad de Valencia.

Según aseguran desde la patronal, una reducción de estos impuestos en muchos casos puede suponer el límite entre seguir abiertos o tener que cerrar.

“Es en estos momentos de dificultad, donde las administraciones deben tomar medidas contundentes, efectivas y adecuadas a las necesidades del sector para permitir la continuidad de una actividad empresarial que aporta un 14% al PIB de la ciudad”, aseguran desde HosbecValencia.

Malos datos, peores previsiones

La propia crisis sanitaria y las restricciones de movilidad en numerosos territorios están frenando la llegada del turismo a la ciudad, que registraba datos de ocupación que apenas llegaron al 46 por ciento en julio y agosto, lo que supone un descenso del 54 por ciento respecto a 2019 y conlleva una reducción del 45 por ciento en la contratación de personal empleado durante estos meses.

Septiembre continúa a la baja, con una ocupación del 30 por ciento, solo una muestra de lo que está por llegar en los próximos meses con estimaciones en estos momentos de ocupaciones entorno al 10 por ciento. Sin duda un duro golpe para un sector clave en la economía nacional.

Los ingresos por habitación disponible durante los meses de verano también han caído drásticamente, siendo de 37,1 euros en julio -frente a los 83,2 euros de 2019- de 35,7 euros en agosto - frente a los 79,9€ de 2019 -.

Pero este radical descenso en los ingresos no lleva aparejado reducción alguna en el pago de tasas, algo que está en la mano de las autoridades locales designadas para apoyar a los diferentes sectores. Así, aunque varía en función del número de habitaciones y plazas, el pago de tasas de un solo establecimiento hotelero en València puede rondar los 100.000 euros anuales de IBI, 34.000 euros el IAE, 7.000 euros la tasa de basuras o una media de 11.000 euros la Tasa Tamer aplicada al agua.

Ante la grave situación en la que se encuentra el sector y tras las continuas negativas por parte del Ayuntamiento de València a considerar dichas propuestas, HosbecValencia exige con firmeza que se establezca un plan de choque urgente para la recuperación económica del sector hotelero de la ciudad, así como un plan de promoción que ayude al reposicionamiento en el mercado nacional a corto plazo y en el internacional a medio plazo.

El sector no reclama inversiones a fondo perdido, líneas de ayudas u otras inyecciones económicas, sino la adopción de un modelo similar al de destinos turísticos como Madrid, Sevilla, Alicante, Córdoba, Granada o Calvià (Mallorca).