Los profesores avisan a Sanidad: "El responsable covid no tiene tiempo suficiente”

Una encuesta de FSIE a 800 docentes concluye sobre la necesidad de que haya personal sanitario en los colegios para dedicar la atención necesaria a la prevención del virus

Los responsables covid de los centros temen no tener capacidad para atender correctamente esta tarea. Los docentes a los que se les ha encargado este cometido no están liberados de impartir clases, explican desde el sindicato FSIE y por tanto, avisan de que les falta tiempo para prestar atención a esta labor impuesta por la Conselleria de Educación.

La alternativa a esta figura es la creación de la enfermería escolar, que siguen reclamando tanto sindicatos como los partidos de la oposición, pero que la Conselleria de Sanidad rechaza.

La encuesta realizada por la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza y Atención Discapacidad (FSIE) a más de 800 docentes de los centros concertados de la Comunitat Valenciana confirma que los docentes reclaman personal sanitario en los centros. «Si se produce un caso covid, el responsable debe dejar de dar la clase que está impartiendo y ser sustituido por otro profesor». No existe un protocolo cerrado y al final, cada centro se organiza en función de los medios de los que dispone.

En cuanto al desarrollo de su actividad en el inicio de un curso marcado por la covid, ocho de cada 10 profesores en grupos estables de convivencia afirma que no tiene «ni un minuto de descanso en su jornada» y el 33,5 por ciento reconoce que a menudo necesita ayuda en el aula y nadie puede entrar.

Además, casi el 60 porciento de los trabajadores tiene bastante complicado encontrar un lugar seguro y acondicionado para trabajar en sus horas complementarias, debido a la redistribución de los espacios obligada por la covid.

Por lo que respecta a las pruebas diagnósticas, la encuesta revela que el 91,2 por ciento de los profesores afirma que no les han hecho ninguna prueba antes de comenzar el curso.

El resultado es que los trabajadores de los centros concertados aseguran sentir cierta inseguridad en el desarrollo de su trabajo y piden test periódicos.

En cuanto al material de protección para los docentes, el 78 por ciento de los profesionales compra sus propias mascarillas, mientras que solo al 22 se las proporciona su centro de trabajo.

Así mismo, el 32,1 por ciento de los encuestados utiliza mascarillas higiénicas de tela reutilizable mientras que el 30,1 utiliza mascarillas quirúrgicas y el 37,9 utiliza mascarillas fFP2.