El 9 d’Octubre tiene cara de mujer

La Generalitat elige una docena de colectivos para representar el trabajo realizado por todos los valencianos durante los días que duró el estado de alarma

Las distinciones entregadas con motivo del 9 d’Octubre por la Generalitat premiaron ayer el esfuerzo de todo un pueblo que, «en sus horas más difíciles ha representado valores admirables».

La Generalitat ha destacado la labor de diferentes sectores y se ha elegido personas sin relevancia pública para recoger los premios, a los que ha decidido poner, mayoritariamente, cara de mujer.

El Consell quiso ensalzar la labor del sector sanitario, servicios sociales, agroalimentario, transportes, limpieza, seguridad y emergencias, educación, administración pública, ciencia, cultura, medios de comunicación y entidades solidarias.

También se hizo entrega del premio de las letras valencianas (bianual) al escritor y traductor Marc Granell (Valencia, 1953), quien criticó el comportamiento «cainita y suicida de unos dirigentes políticos metidos en sus peleas».

Concepción Benito, médica especialista en medicina interna de La Marina Baixa, que se incorporó en la pandemia tras haberse jubilado, recogió el premio a los sanitarios. María Ángeles García, lo hizo en nombre de su hermana Encarna, trabajadora de un residencia que falleció por covid en abril. Fue ella la que se llevó uno de los aplausos más largos.

Por el sector agroalimentario recogió el premio la agricultora y vendedora de la Tira de Contar Salu Cerezo, y del sector de los servicios de transporte la carretillera Mireia García, empleada de Walkers Dona que colaboró en la descarga del material sanitario que llegó desde China.

En representación del sector de limpieza, se eligió a la gerente del Consorcio de Residuos Castelló Sud-València Nord, Silvia López, y por el sector de seguridad, protección y emergencias Lorena Forés, una voluntaria de Protección Civil de Castellón.

Por el sector educativo, Ginés Pérez, presidente de la Asociación de Directores de Infantil y Primaria de la Comunitat, y por la Administración Pública al director general de trabajo, Gustavo Gardey, a quien recientemente se le diagnosticó una enfermedad degenerativa y siguió con su labor al frente de los expedientes de regulación de empleo, entre otros asuntos.

En representación del sector de la ciencia recogió el premio Juana María Delgado, investigadora sobre epidemiología de la UJI; y por parte de las empresas que se han transformado durante la pandemia Lidia Sempere, de la firma Limit Sport de Onil.

Como representante del sector cultural se llevó la distinción la programadora cultural de Aldaia Francisca López; en representación de los medios de comunicación el fotógrafo de Efe Juan Carlos Cárdenas y por las entidades solidarias el sacerdote Alberto Guerrero.

Todos recogieron directamente la distinción de un atril en el Saló de Reis del Palau de la Generaltiat y posaron para una fotografía junto al presidente, sin contacto físico alguno.