Ribó reconoce que hay más de 5.000 personas esperando cita previa en los Servicios Sociales

El PP desvela la investigación puesta en marcha por el Síndic de Greuges en los retrasos en la tramitación de la Dependencia y la Renta Valenciana de Inclusión

La portavoz del Grupo Popular, María José Catalá, ha desvelado hoy que el Ayuntamiento ha emitido un informe dirigido al Síndic de Greuges en el que reconoce que en la actualidad hay 5.100 personas esperando que les asignen una cita previa en los Centros Municipales de Servicios Sociales (CMSS) para ser valorados y tener acceso a una ayuda.

Este informe del Ayuntamiento de Valencia sobre la situación de los Servicios Sociales de la ciudad, que está fechado el pasado 9 de septiembre, es consecuencia de la queja de oficio que abrió el pasado mes de agosto Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana ante la constante publicación en los medios de comunicación sobre la excesiva tardanza en la tramitación de la Dependencia y la Renta Valenciana de Inclusión (RVI).

La investigación de oficio abierta por el Síndic de Greuges, según se recoge en un requerimiento de información que hizo al Ayuntamiento el pasado 6 de agosto, se produjo ante la acumulación de quejas por los retrasos en la tramitación de la dependencia y de la RVI, y a raíz de las noticias aparecidas en distintos medios de comunicación sobre familias en situaciones de extrema vulnerabilidad económica que tiene que esperar hasta el 23 de diciembre de 2020 a que se le valore, y personas de más de 98 años que han tenido que esperar 22 meses para que los Servicios Sociales del Ayuntamiento los valoraran".

Además, la portavoz popular ha explicado que en el documento remitido por el Ayuntamiento al Síndic de Greuges se constata que el Ayuntamiento tiene pendiente de tramitación más de 6.000 expedientes de dependencia, por lo que ha pedido, de nuevo, que ante el grave contexto COVID de crisis económica, “se redoble el personal municipal de los Servicios Sociales y se impulse un plan de choque para dar respuesta sobre todo a las personas y familias que más vulnerables”.

El citado informe del Ayuntamiento también deja constancia de la “merma de las platillas profesionales en los CMSS”. Al respecto, Catalá ha lamentado que los CMSS no tenga personal suficiente para atender con prontitud la avalancha de petición de citas previas cuando el Gobierno de Ribó en los últimos cinco años ha incrementado el gasto de personal en el Ayuntamiento en más de 100 millones de euros.

Por último, Catalá ha insistido en que “con la situación actual de crisis sanitaria y económica por la pandemia del coronavirus, la atención social a las personas más vulnerables, debería ser una prioridad de todos los gobiernos, tanto municipales como autonómicos y el del Estado”