El fiscal acusa de asesinato a la viuda negra de Patraix y a su amante, y estos se culpan mutuamente

La defensa del asesino material dice que era una marioneta de Maje

Pasadas las dos de la tarde, y conformado el tribunal del jurado, ha comenzado en la Ciudad de la Justicia de Valencia la vista del juicio por el asesinato de Antonio Navarro ideado, según el fiscal, por su mujer María Jesús Moreno, conocida como la viuda negra de Patraix, y ejecutado por el amante de ésta, Salvador Rodrigo.

Los hechos ocurrieron el día 16 de agosto de 2017 en el garaje de la calle Calamocha, 14 de Valencia, donde el fallecido aparcaba su coche. Poco después de las siete y media de la mañana, el acusado se escondió en el garaje y esperó a que llegara la víctima, a la que le asestó hasta seis puñaladas mortales de necesidad.

El fiscal considera que los dos acusados planearon el crimen conjuntamente y por ello pide las penas de 18 años de prisión por asesinato al autor material del crimen; y de 22 años de prisión por asesinato para ella, con el agravante de parentesco.

El fiscal ha asegurado que el crimen se cometió por la mediación de la acusada ya que el asesino material ni siquiera conocía a la victima y además “no tenía adicciones, trabajaba y estaba casado y con una hija”. “Esta relación es la clave para comprender este caso. Para él era una relación de amor exclusiva, única. Para la acusada era una relación más, porque la acusada tenía relaciones antes de la boda, antes del crimen, durante el crimen y después del crimen, con otras personas" (ha enumerado hasta cinco). También ha dicho que el acusado estaba dispuesto incluso a asumir él solo las consecuencias de su crimen.

El Ministerio Público sostiene que el planteamiento del crimen fue muy inteligente por las fechas y lugar elegido para el mismo: “de hecho, el acusado salió del lugar sin que nadie le viera”. También ha explicado a los miembros del jurado que sin la colaboración de Maje no podría haber sucedido el crimen: “le dio información de los horarios, le dio las llaves del garaje y hasta mintió a su marido diciéndole que tenía guardia en el hospital, para que éste aparcara dentro”.

El fiscal también ha explicado que el “pinchazo” judicial de los teléfonos de los acusados permitió discernir a los investigadores que habían sido Maje y su amante los autores del crimen.

La acusación particular, representante de la familia del fallecido, ha explicado que “el divorcio no era suficiente para las pretensiones de Maje” en alusión a la pensión de viudedad y los seguros de vida y herencias que aspiraba cobrar la “viuda negra”.

La defensa de Maje asegura que los hechos que relata la investigación policial no son ciertos y que la denominada viuda negra desconocía que su amante iba a matar a su marido, y que cuando éste se lo comunicó, Maje rompió a llorar y le reprochó lo que había hecho. Considera la defensa que no existe reproche penal y pide la libre absolución.

Por lo que respecta a la defensa de Salvador Rodrigo, ésta asegura que “era una marioneta en manos de la acusada quien, desde el primer momento que lo conoció fue consciente del poder de atracción que tenía sobre él, atractivo que utilizó en su propio beneficio para engañarle, manipularle y conseguir que Salvador, loca y perdidamente enamorado de ella, hiciera cualquier cosa por María Jesús". Y pide aplicar la eximente completa de trastorno mental y la libre absolución del defendido.

Alteración del calendario

El tribunal ha decidido a última hora de la tarde y a petición de la defensa de Maje, que los dos acusados declaren al final del juicio y no mañana como estaba previsto. De este modo, el letrado de la defensa de la “viuda negra” podrá valor un informe pericial psicológico aportado por la defensa del autor material del crimen, y que ha sido presentada en la misma sesión del juicio de hoy.

Así, la declaración prevista para mañana y en consecuencia la vista, queda en suspenso.